Investigan a bandas latinas en la agresión homófoba de Malasaña

El Grupo de Delitos de Odio de la Brigada de Información llevará el caso del joven de 20 años a quien “tatuaron” con una navaja la palabra “maricón”

El Grupo de Delitos de Odio de la Brigada Provincial de Información de Madrid asumirá la investigación de la agresión homófoba que se produjo la tarde del domingo en el barrio de Malasaña (Madrid). Se trata de un joven de 20 años que denunció haber sido víctima de un grupo de ocho violentos encapuchados le prepararon una «emboscada» a la entrada de su casa para gritarle «maricón», «comemierda» y «asqueroso» para después agredirle con una navaja en la cara y le escribieron con el arma blanca la palabra «maricón» en el glúteo, según avanzó «Eldiario.es».

Cámaras que grabaron la huida

El ataque, al parecer, se produjo ya dentro del portal de la víctima, cercano a la plaza del Dos de Mayo de Madrid, sobre las 17 horas. Tras el violento episodio el chico acudió al hospital por sus propios medios sin avisar al Samur y presentó denuncia en la comisaría de Centro de la capital. Son los agentes destinados en esta comisaría de distrito los encargados de realizar las primeras indagaciones sobre lo sucedido y, según fuentes policiales, ya se habrían solicitado la visualización de cámaras de videovigilancia cercanas al lugar de los hechos que pudieran captar la huida de los atacantes.

Ocho encapuchados

Según la descripción de la víctima se trata de un grupo de ocho personas que llevaban sudaderas con la capucha puesta y mascarillas, por lo que podría resultar complicado su identificación sin género de dudas. Los atacantes también habrían gritado alguna referencia al «anticristo» en su agresión. Por varios detalles aportados en la denuncia, los investigadores valoran la posibilidad de que se trate de un grupo de origen latino y no se descarta que pueda tratarse de alguna banda latina. Al asumir el caso la Brigada de Información, donde se encuentran los Grupos especializados en Bandas Latinas y Delitos de Odio (que llevará las riendas de caso) los agentes analizarán todas estas variables y comprobarán si esta agresión podría ser parte de algún ritual de iniciación para entrar a formar parte de alguno de estos grupos o incluso algún castigo. Fuentes cercanas al caso tampoco descartaban ayer que la víctima pudiera conocer a sus agresores y no les reconociera. También que el motivo de la agresión fuera más personal que la orientación sexual del joven. No obstante el grito de «maricón» y el «tatuaje» a modo de castigo que quisieron realizar a su víctima obliga a los investigadores a encarar la investigación como un delito de odio, más desde que el pasado mes de julio interior dictara una instrucción (la 6/2021 de la Secretaría de Estado de Seguridad) para que se orientaran de esta forma estas investigaciones tras la polémica por el caso de Coruña de Samuel Luiz.

“Solo se denuncian el 30%”

Desde la asociación LGTBI «Arcópoli» recuerda que solo se denuncian el 30% de las agresiones homófobas y que solo en lo que va de año ellos ya han contabilizado 104 solo en Madrid. «Lo que más nos preocupa de este caso ha sido es el odio explícito hacia el colectivo que aprecia», dice el portavoz Rubén López.