Telefónica, Deloitte y Amazon apoyan e impulsan la Mochila Digital de Madrid

Al menos 150.000 empleos son los que quedan por cubrir en España que requieren profesionales con estas habilidades y competencias auspiciadas por el Gobierno regional

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, interviene en la presentación de la Mochila Digital Universitaria, en la Real Casa de Correos
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, interviene en la presentación de la Mochila Digital Universitaria, en la Real Casa de Correos FOTO: Eduardo Parra Europa Press

El pasado 22 de febrero se presentó uno de los grandes proyectos de la Comunidad de Madrid en materia universitaria para esta legislatura. La Mochila Digital, una formación voluntaria que se puede realizar de manera paralela a la carrera, que tendrá el mismo contenido en todos los centros y busca potenciar las capacidades digitales de los universitarios y, con ello, mejorar su empleabilidad. Se trata de una alianza liderada por el Gobierno madrileño y que engloba a todas las universidades públicas y privadas de la región y el sector empresarial.

Así, a partir del curso 2022/23, todos los centros universitarios de la Comunidad de Madrid podrán impartir los cursos denominados CAPACITA D, que tendrán varios niveles desde D1 a D4, como ya sucede con las lenguas extranjeras, lo que permitirá a las empresas que van a contratar conocer rápidamente el nivel de conocimiento de competencias digitales que tienen los estudiantes graduados.

Pese a que el programa formativo será el mismo en todas las universidades, cada una de ellas, en el ámbito de su autonomía, podrá diseñar el horario, profesorado y especialización y establecer criterios de selección y evaluación propios. De esta manera, los estudiantes pueden elegir el curso que mejor se adapte a sus circunstancias, aunque sea en otro centro diferente al que hayan estudiado el Grado.

Además, se ha habilitado un programa de becas al que la Comunidad de Madrid va a destinar un millón de euros para ofrecer el curso de manera gratuita a los estudiantes que ya cuentan con ayuda socioeconómica en la actualidad. De igual manera, las universidades ofertarán becas a quienes no puedan costearlo, a las que se sumarán otras de las empresas que colaboren.

Hasta el momento, empresas como Telefónica, Deloitte, Accenture, o Amazon, entre otras, han confirmado su apoyo a esta iniciativa.

Los programas formativos se han diseñado por parte de un comité de expertos en el que hay representantes de las universidades públicas y privadas de la región y sus Consejos Sociales, la Fundación Universidad y Empresa, CEIM, Cámara de Comercio y de empresas, así como de la Comunidad de Madrid.

Estas son algunas de las cifras de este proyecto.

500 euros

Es el precio de esta formación, que será único, independientemente del centro en el que se curse. Se trata de una cantidad muy inferior frente a la media de los 2.000 euros que suele costar este tipo de formación en la actualidad.

200

Es el número de horas de las que constarán estos cursos de capacitación, lo que equivale a 20 créditos ECTS.

200.000

El número de posibles beneficiarios de esta iniciativa. Estos cursos se podrán realizar de forma voluntaria mientras se estudia la formación universitaria, una vez se haya completado el 50% de los créditos del Grado, y también durante los siguientes 12 meses después de ser egresado.

150.000

Es el número de empleos que quedan por cubrir en España y que requieren profesionales con estas habilidades y competencias.

18 Universidades

La Comunidad de Madrid alberga en su territorio 6 universidades públicas (Alcalá, Autónoma, Carlos III, Complutense, Politécnica y Rey Juan Carlos), y con la incorporación de UDIT serían 12 privadas (Alfonso X el Sabio, Antonio de Nebrija, Camilo José Cela, CEU San Pablo, Europea de Madrid, Francisco de Vitoria, Internacional Villanueva, UDIMA, ESIC, CUNEF y la Universidad Internacional de la Empresa que ya ha sido reconocida).

320.000

Es la cantidad de estudiantes universitarios que hay en la región, lo que supone la mayor concentración de estudiantes de España y una de mayores de Europa. De ellos, aproximadamente el 61% cursan estudios en universidades públicas, el 20% en privadas y los restantes en centros adscritos y a distancia.