España

Estafa

La Cámara de Comercio internacional se reafirma en la falsedad de los documentos de Medina y Luceño

Los papeles que Medina con Malasia que entregó en el Ayuntamiento fueron falsificados, según el organismo

El empresario Luis Medina a su llegada al Juzgado para prestar declaración como investigado junto a Alberto Javier Luceño por delitos relacionados con comisiones en la compraventa de material sanitario al comienzo de la pandemia
El empresario Luis Medina a su llegada al Juzgado para prestar declaración como investigado junto a Alberto Javier Luceño por delitos relacionados con comisiones en la compraventa de material sanitario al comienzo de la pandemia Sergio Pérez EFE

La Cámara de Comercio Internacional (ICC por sus siglas en inglés) no deja lugar a dudas: los contratos que los investigados Luis Medina y Alberto Luceño presentaron al Ayuntamiento de Madrid en el «caso mascarillas» eran falsos. Así lo expone el organismo en un escrito de 40 páginas que le ha enviado al juez Adolfo Carretero a cargo del caso.

En este documento, al que ha accedido LA RAZÓN, la ICC desgrana cómo suelen utilizarse sus logos en papeles para transacciones internacionales y echa por tierra los que presentaron Medina y Luceño para hacerse «agentes exclusivos» de la empresa de Malasia de la que cobraron las comisiones millonarias firmados por el empresario San Chin Choon.

«Ese contrato se ha basado en un falso modelo atribuido a la Cámara de Comercio Internacional. Este falso modelo, con inclusión no autorizada del antiguo logotipo de la Cámara de Comercio Internacional, es un texto que no corresponde con ningún modelo de documento avalado por la ICC», aseveran desde este organismo internacional. El titular del Juzgado de Instrucción número 47 quería saber qué participación había tenido este organismo cuya imagen figura en los acuerdos. Pero ellos se han desvinculado por completo. «Vistos los contratos, declaro que la Cámara de Comercio Internacional no es su autora, ni ha participado en su elaboración o redacción de sus estipulaciones, ni ha autorizado el uso de su membrete antiguo», han sentenciado. Y apostillan : «Los contratos son el habitual modelo de contrato que se ha atribuido erróneamente a la Cámara de Comercio desde hace 17 años. No está avalado por la Cámara de Comercio Internacional, ya que en 2005 elaboró una nota para advertir de su falsa atribución».

Todo esto pone en bandeja la atribución del delito de falsificación a los dos imputados a quien también se les atribuye estafa y blanqueo de capitales, así como alzamiento de bienes solo a Medina. Para terminar de apuntalar la falsedad documental la fiscalía Anticorrupción solicitó que la Policía interviniera, tal y como adelantó este periódico. El juez ha encargado a los agentes que analicen el reverso digital de los contratos para determinar fecha de creación y creador y saber así si realmente llegaron desde Malasia o si su fabricación fue más artesanal en España.

A la espera de este informe, el juez escuchará en los próximos días dos testimonios para saber cómo llegó la oferta de los comisionistas al Ayuntamiento de Madrid. Primero será la responsable de compras del consistorio, Elena Collado, la que acudirá como testigo para relatar cómo se produjo la estafa. Unos días más tarde el magistrado ha citado a la mano derecha del alcalde José Luis Martínez-Almeida, Matilde García Duarte. Fue precisamente a ella a quien el primo de Almeida señaló como la persona que le gestionó el mail del consistorio para que Medina propusiera su oferta de material sanitario. En esta línea, el togado ha pedido también que la administración aclare cuál era este correo específico en el que se recibían las ofertas en estos días de pandemia.