Ayuso ejecuta una renovación total en el PP de Madrid

Elegida presidenta del PP de Madrid. Elimina las cuotas del poder, rebaja a cuatro las vicesecretarías e impone como «mandamientos» la humildad y el trabajo

En el XVII Congreso del PP de Madrid ayer había sensación de estar viviendo un momento clave. No solo por los nuevos vientos que soplaban con la renovación de un partido en Madrid después de tiempos convulsos, sino porque había la impresión entre los compromisarios de estar protagonizando el comienzo de «algo grande», un cambio de tendencia, de que el proyecto madrileño reforzará de manera importante el nacional hasta el punto de facilitar el cambio de signo político en España que acabe con el «sanchismo». Había «Ganas», como indicaba el propio lema del congreso madrileño.

El principio de esa nueva etapa de «profunda renovación» comenzó con la elección de Isabel Díaz Ayuso como presidenta del partido, que obtuvo un apoyo rotundo y que la encumbra a lo más alto de su carrera política. De los 2.052 compromisarios llamados a votar, recibió el apoyo de 2.030 (99,12%)

La baronesa madrileña ha conformado una estructura totalmente renovada en el partido integrada casi al cien por cien por «personas desconocidas» que no han estado en el foco mediático hasta ahora y que pasan a la primera línea de la política madrileña «porque son nuevos tiempos». Una estructura reducida y «práctica» que «estará al servicio» del PP nacional y que rebaja de seis a cuatro las vicesecretarías con personas de su máxima confianza: Organización y Territorial, al frente de la cual está Ana Millán, la alcaldesa de de Arroyomolinos; Acción Política, con otro alcalde al frente, el de Tres Cantos, Jesús Moreno; Sectorial, representada por la portavoz del PP en el Ayuntamiento, Inmaculada Sanz, y por último la de Acción Electoral, en manos de otra persona de máxima confianza de Ayuso, Jorge Rodrigo, vicepresidente primero de la Mesa de la Asamblea de Madrid. Además ocupan puestos de peso en el nuevo PP de Madrid otras personas cercanas a la presidenta regional, como José Antonio Sánchez, viceconsejero de Administración Local y Digitalización o Carlos Díaz-Pache, viceconsejero de Transportes e Infraestructuras en el ejecutivo madrileño, tal y como avanzó LA RAZÓN. La estructura se completa con otras áreas, algunas de ellas de nueva creación: Discapacidad, Familia y Natalidad, Madrileños en el Exterior, Coordinación Parlamentaria y Atención al Ciudadano. La de Madrileños en el Exterior es una de las novedades y se ha creado con la idea de que «todos los que están fuera no se desvinculen de la casa y nos nutran con sus sugerencias y aportaciones». También es novedoso que la de Atención al Ciudadano pase a formar parte de la organización política, cosa que hasta ahora no había ocurrido, pero Díaz Ayuso cree que «es la mejor manera de saber si nos equivocamos sean o no afiliados». Se recupera la antigua área de Nuevos Madrileños, pensada para «todos los ciudadanos que vienen a trabajar de todos los puntos del mundo porque si algo le hace fuerte a Madrid es ser un lugar abierto».

El nuevo PP de Ayuso no atiende a cuotas de poder. «Me arriesgo a hacer algo distinto y a poner al frente a honrados trabajadores, comprometidos y ganadores», sentenció.

Durante sus distintas intervenciones ensalzó la figura del nuevo secretario general, el hasta ahora portavoz del Grupo Popular en la Asamblea de Madrid, Alfonso Serrano. «Es un gran gestor, ha hecho un gran equipo con los diputados y es muy buena persona y me tranquiliza saber que hay alguien que va a cuidar de los ciudadanos con cariño y convicción». Dejó claro que Serrano se dedicará en cuerpo y alma a la secretaría general del partido y será la semana que viene cuando desvelará quién será la persona que le sustituya al frente de la portavocía del grupo parlamentario. El propio Alfonso Serrano, durante su intervención, defendió la labor de la presidenta regional a quien la izquierda «quiere abatir», aunque habló de Ayuso como una presidenta difícil de derribar después de enumerar las «cabezas» que se ha cobrado: «Pablo Iglesias, Isa Serra, Ángel Gabilondo...» Y avisó de que los próximos en la lista serán el portavoz socialista Juan Lobato y la de Más Más Madrid, Mónica García, de quien dijo que ha insultado en los plenos a Ayuso hasta 123 veces.

La presidenta regional presentó las grandes líneas de lo que será el PP madrileño, «una herramienta al servicio de Madrid y de España», un partido «callejero y pandillero», según ha dicho en varias ocasiones. De paso, aprovechó para agradecer a Alberto Núñez Feijóo su ayuda «sin tutelas, que podrías permitirte sin pedir permiso».

La presidenta regional, visiblemente emocionada durante su intervención en el congreso, marcó las líneas básicas de lo que pretende que sea el nuevo PP «de la libertad». Sus líneas de actuación se convirtieron casi en una especie de mandamientos de tal manera que lo primero que pidió fue humildad: «Gente que venga del mundo real donde se pasa mucho frío trabajo trabajo la comodidad está fuera de lugar». Seguido de «trabajo, trabajo y trabajo».

También pidió «respeto sagrado por el afiliado, y cuanto más mayor sea, más galones» y «entrega absoluta al ciudadano, porque son nuestros jefes». En el PP de Ayuso estará prohibida la perspectiva de género «ecorresiliente empoderado bajo amenaza de penalti y tarjeta roja, porque eso significará que no nos hemos enterado de nada», dijo en alusión a la línea que marca la política de Pedro Sánchez y sus socios de gobierno, y dibujó un nuevo partido sin egos en el que «nadie puede ser insustituible». En cuanto a la organización juvenil del partido, dejó claro que: «Quiero jóvenes del PP, no viejos de nuevas generaciones». Por último, defendió un partido con personas de acreditada solvencia que defienda con pasión la cultura española.

Ahora que ya tiene las riendas del partido, una de las primeras medidas que adoptará Díaz Ayuso será el nombramiento de los candidatos para los municipios a las elecciones de 2023 habida cuenta de que «tienen poco tiempo, llegan las fiestas de los pueblos y es el momento en que tienen que estar con los vecinos». Además, se irán celebrando asambleas locales para acabar con las gestoras que han mantenido al partido en situación de interinidad desde 2018.

En clave nacional, volvió a marcar distancias con la política de Pedro Sánchez, que «dirige España a una quiebra económica» por un socialismo «superado por su incompetencia» y que «está erosionando todas las instituciones».

La nueva presidenta del PP madrileño estuvo arropada por los barones del PP, por Cuca Gamarra, además de ex presidentes autonómicos, como Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón. A quien deliberadamente no se invitó fue al ex presidente de los populares, Pablo Casado. Quien mostró un apoyo incondicional a Díaz Ayuso fue el alcalde, José Luis Martínez Almeida: «Isa, aquí tienes a tu partner. Tienes un ejército de 85.000 afiliados que nos vamos a dejar la piel por estar contigo».