El número uno de la EVAU en la Comunidad de Madrid quiere ser filólogo

Gabriel Plaza, estudiante del IES San Juan Bautista de Ciudad Lineal, ha sacado la máxima nota y por ello será recibido hoy por Enrique Ossorio, vicepresidente de la Comunidad de Madrid

Pese a que los nervios no le dejaron dormir mucho la noche previa a presentarse a la Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU), Gabriel Plaza ha sido el estudiante con la nota más alta de la Comunidad de Madrid. Este joven madrileño de 18 años, ha sacado un diez en seis de las siete asignaturas a las que se ha presentado, exceptuando alemán. Y aunque su expediente académico podría presagiar que esto podía pasar, él asegura a LA RAZÓN que «esperaba buenos resultados, pero no tanto». El teléfono de este estudiante del Instituto de Educación Secundaria San Juan Bautista, en Ciudad Lineal, no deja de sonar y es que todo el mundo quiere darle la enhorabuena por haber sido el mejor de la ciudad.

Plaza realizó sus exámenes la semana pasada en la Universidad Autónoma de Madrid y dentro de la fase general -Lengua, Historia, Inglés y Latín- y que hizo a la perfección, confiesa que también tuvo que ver mucho la suerte, pues le preguntaron los temas que mejor se sabía. Fuese así o no lo cierto es que, «he trabajado muy duro durante todo el año, he estudiado mucho y al final ha merecido la pena y ha dado sus frutos», confiesa a LA RAZÓN orgulloso. La segunda fase, dónde optó por economía, griego y alemán, sacó la máxima nota en las dos primeras y un 9,75 en la última. El 40% de esta notas, sumado al 60% de su media de diez en bachillerato le sitúa con un 9,96 para acceder de forma holgada a Filología Clásica en la Universidad Complutense y para el que le piden cerca de un 8. Amante confeso de las letras, este joven tiene bastante claro su futuro: pretende estudiar simultáneamente Filología Hispánica para después dedicarse a la docencia en institutos o universidades en Latín o Griego. También dice estar interesado en el campo de la investigación.

La prueba de este año ha mantenido el modelo instaurado en la EvAU 2020, en la que los alumnos tienen la posibilidad de escoger que preguntas querían contestar entre dos modelos de examen. Esto según Plaza, «simplifica mucho y ayuda a que si te preguntan uno de los temas que no te sabes no te condicione en la nota final porque tienes otra opción». Además del trabajo personal que hay detrás de estas notas, este joven no olvida el gran trabajo que han hecho sus profesores en el último año, a los que califica de «grandes profesionales» y gracias a los que se ha sentido «bien preparado y seguro para enfrentarse a los exámenes». «En ciertos momentos han sido muy exigentes y duros, pero eso ha hecho que los resultados hayan sido buenos y han merecido la pena», confiesa. Pese a que no ha podido hablar –todavía- con todos sus compañeros, tiene la impresión de que los resultados han sido bastante buenos en su clase. «Creo muchos iban con la impresión de que no les iba a salir del todo bien y han salido bien parados», añade.

Casi 34.000 estudiantes, que se presentaron a los exámenes que realizaron en las seis universidades públicas de la Comunidad de Madrid, conocían ayer su nota como Plaza. De estos, el 94,52% de los que se presentaron han aprobado. La vicerrectora de Estudiantes de la Universidad Rey Juan Carlos, Almudena López, detallaba ayer que un total de 33.837 estudiantes que se matricularon en la fase obligatoria de estos exámenes, se presentaron al mismo el 99,49% en línea con los datos del año anterior y mientras que los aprobados han sido 31.819 más.

A los que vienen detrás, para este joven el único secreto es el trabajo. «Lo importante es estudiar todos los días, aunque sea un poquito», sentencia. La idea de aprobar con una asignatura suspensa no supone un riesgo para la educación de los jóvenes según Plaza: «Creo que siempre y cuando se demuestre que el alumno se está informando y se cumplan las condiciones que se han dicho hasta ahora, no se debería privar a nadie en una situación extrema a presentarse a la EBAU». Con todo el verano por delante para descansar y mentalizarse de lo que será su futuro, Plaza se enfrentará hoy de nuevo a los nervios pues el vicepresidente y consejero de Educación y Universidades de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, le recibirá en la sede de la Consejería de Educación, Universidades, Ciencia y Portavocía.