El fiasco del CIS de Tezanos: la izquierda pasa de rozar la victoria al fracaso estrepitoso frente a Díaz Ayuso

El barómetro de las elecciones de la comunidad de Madrid daba a todo el bloque de la derecha los 65 escaños logrados por la presidenta de madrileña

El presidente del CIS, José Félix Tezanos
El presidente del CIS, José Félix Tezanos

Si por algo se ha caracterizado José Félix Tezanos desde su llegada al CIS es por no dejar indiferente a nadie. Muchas son las voces que critican su uso partidista de la institución, pero no siempre logra sus objetivos. el último ejemplo es el barómetro sobre las elecciones a la comunidad de Madrid, publicado el pasado 22 de abril. Vista con la perspectiva que da el tiempo, Tezanos trató de movilizar a la izquierda para tratar de detener la victoria del bloque de la derecha pero no ha logrado sus frutos. Es más, Isabel Díaz Ayuso se ha quedado a las puertas de la mayoría absoluta con 65 escaños, algo impensable hasta hace escasos días. Ni siquiera las encuestas a de urna fueron capaces de aventurar una victoria tan aplastante.

► Consulte aquí los resultados de las elecciones en todos los distritos y municipios de la Comunidad de Madrid

Si nos ceñimos estrictamente a los datos del CIS, la diferencia es abismal. La encuesta de la institución dirigida por Tezanos indicaba casi un empate técnico entre los bloques de la derecha y de la izquierda. Es más, aventuraba que el bloque de la izquierda aventajaba al bloque conservador tanto en la horquilla menor de votos (67 de la izquierda frente a 65 de la derecha) como en la horquilla mayor (73 de la izquierda frente a 69 de la derecha). En lo único en lo que ha acertado es con el descalabro de Ciudadanos, que tal y como indicaba el CIS ha quedado fuera de la Asamblea de Madrid.

En el peor escenario dibujado por el CIS, la izquierda sumaría 67 escaños y la derecha, 65; mientras que en el escenario más optimista para ambos bloques, el PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos sumarían 73 escaños y el PP y Vox (Ciudadanos se quedaría fuera de la Asamblea de Madrid) sumarían 69. En el peor escenario ninguno podrá obtener una mayoría absoluta (68 escaños), y en el mejor podrían alcanzarla los dos.

Pues bien, lo 65 escaños de la derecha son los que ha obtenido el PP de Ayuso, a los que hay que sumar los 13 de Vox. Es decir, de estar todo abierto a 12 días de los comicios se ha pasado a la debacle de la izquierda, el desplome del PSOE, que obtiene 24 asientos en la asamblea (frente a los 37 de la última convocatoria electoral de Madrid). Podemos gana tres escaños al pasar de 7 a 10, pero la formación morada había puesto tantas expectativas en estas elecciones, que este dato supone un fracaso que ha acabado con la dimisión de Pablo Iglesias, que ha anunciado que deja la política.

En cambio, Tezanos sí vio venir el crecimiento de Mónica García, cuya irrupción ayudaba a la izquierda a superar a la derecha. Sin embargo, el ascenso de García ha sido tan meteórico, que ha fagocitado a Podemos y ha protagonizado un sorpasso histórico sobre el PSOE de un Ángel Gabilondo, desaparecido durante la noche electoral. En cuanto a Vox, sí estuvo acertado al aventurar los 13 escaños.

No contento con eso, Tezanos quiso morir matando y durante la jornada electoral cargó contra la candidata popular. En el artículo publicado en el número de mayo de “Temas para el debate”, titulado “Globos políticos y escenarios singulares”, Tezanos se refiere a las singularidades de estos comicios del 4 de mayo, entre las que cita la “sorpresa” de “la mayor parte de los analistas” por “la escasa entidad intelectual y política de la candidata” del Partido Popular Isabel Díaz Ayuso. “Algunos, incluso, no han dudado en recordar su pobre trayectoria anterior en el PP, subrayando la humillación que tuvo que soportar por parte de quienes valoraron en su día su nivel óptimo de competencia encargándola del twitter del perro de Esperanza Aguirre (”Pecas”)”, dice de forma despectiva.

Díaz Ayuso le respondió durante la jornada y aprovechó su comparecencia en Génova para celebrar la victoria para dar la enhorabuena a todos los “tabernarios”.