El «Pacto Verde Europeo» marca la senda para la recuperación

En la transición hacia una economía más limpia y sostenible es necesario el impulso de gases renovables para garantizar el suministro energético europeo

Hito de señalización de gasoducto en las inmediaciones del almacenamiento subterráneo de Serrablo
Hito de señalización de gasoducto en las inmediaciones del almacenamiento subterráneo de Serrablo FOTO: Jesus Cano

La recuperación económica derivada de la crisis de la Covid19 requiere una estrategia centrada en la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente, tal como prevé el Pacto Verde Europeo. Desde el ámbito empresarial, Antonio Llardén, presidente de Enagás, una delascompañíasclavedelsector energético español, así lo ha manifestado: «la recuperación tiene que estar enmarcada en el contexto de la transición ecológica como palanca de cambio. Y el desafío al que ahora nos enfrentamos nos pide estar a la altura de la situación y a contribuir a la recuperación sin dejar a nadir atrás». Enagás se ha comprometido a alcanzar la neutralidad en carbono en 2050. La compañía trabaja en diversos proyectos alineados con la transición energética hacia una economía descarbonizada, limpia y sostenible. Desarrolla proyectos para impulsar los gases renovables -hidrógeno verde, biogás y biometano- como vectores energéticos de futuro y de gas natural como combustible sostenible para el transporte.

La compañía española ha presentado a la Unión Europea el proyecto «Green Crane», que tiene el objetivo de tejer una red de producción y circulación de hidrógeno verde por Europa, basada en las infraestructuras de transporte de Enagás. Esta propuesta, que opta a ser considerada como IPCEI (Proyecto Importante de Interés Común Europeo), situaría a España como hub logístico de esta fuente de energía renovable en Europa. Europa. Destacan otros proyectos en este ámbito como el realizado en su planta de Cartagena, que supone la primera experiencia en España de inyección de hidrógeno para el autoabastecimiento de esta infraestructura; y en Mallorca, con el proyecto «Power to Green Hydrogen», cuyo objetivo es el desarrollo de una planta de generación de hidrógeno verde a partir de energía eléctrica renovable.

En movilidad, el gas natural y los gases renovables pueden tener dos papeles fundamentales en la recuperación verde. Primero, en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, -en la UE el transporte es responsable de aproximadamente una cuarta parte de ellas-;y,segundo, en la contribución a la mejora de la calidad del aire, -su uso eliminaría prácticamente todas las partículas contaminantes-.

En transporte marítimo, la compañía participa en proyectos como «CORE LNGas hive» y «LNGhive2» que promueven el uso de gas natural licuado (GNL),lo que permitiría reducir alrededor de 2 millones de toneladas de CO2 durante los próximos diez años, lo que equivaldría a la introducción en el mercado de más de un millón de vehículos eléctricos. En el ferroviario, colabora con la puesta en marcha de trenes impulsados por GNL, especialmente donde la electrificación presenta dificultades y, en transporte vehicular, impulsa iniciativas como el Proyecto ECO-net, que desarrollará 15 estaciones de repostaje de GNL vehicular y una de hidrógeno.