La CHS amenaza con restricciones al regadío en el Campo de Cartagena

El presidente del organismo incide en el mal estado del acuífero mientras que el consejero Luengo reclama la defensa del trasvase Tajo-Segura ante el Ministerio

Reunión de la Junta de Gobierno de la Confederación Hidrográfica del Segura
Reunión de la Junta de Gobierno de la Confederación Hidrográfica del Segura

La situación que atraviesa el Campo de Cartagena se encuentra en un estado crítico. El presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), Mario Urrea, anunció hoy que el organismo dependiente del Gobierno central baraja «imponer medidas de restricciones para el regadío» en dicho enclave debido al «mal estado en el que se encuentra el acuífero» de la ciudad portuaria. Todo un golpe para los agricultores y regantes de la zona que, de hacerse efectiva, sería después del verano.

Urrea se ha reunido hoy con la Junta de Gobierno de la CHS, en la que también ha participado el consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, Antonio Luengo, ante quienes ha advertido que el procedimiento administrativo «ya ha comenzado» dado que la masa de agua del Campo de Cartagena se encuentra en riesgo de «no alcanzar el buen estado químico», pero que antes de que comience la declaración se realizará un «informe exhaustivo» y se darán unos trámites de información pública.

Esta medida, ha dicho, se encuentra recogida en la Ley de Aguas de 1986, pero que también se contempla en el proyecto de Vertido Cero.

Según Urrea, las medidas no implican la delimitación de todo el acuífero, sino que se realizarán «en las zonas en las que haya exceso de carga de nitratos y se regularán según la delimitación de los perímetros de protección».

Defensa del trasvase

Por su parte, el consejero Luengo ha propuesto a los miembros de la CHS un acuerdo «unánime» para remitir a la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, que se «acepten y asuman» todas las propuestas que realice la Comisión Técnica de Explotación del Acueducto Tajo-Segura sobre la autorización de los trasvases.

«Volvemos a pedir que se respete el papel de los técnicos, basado en criterios marcados por la ley», defendió Luengo.

Asimismo, ha recordado que la Comunidad está a la espera de conocer qué decisión tomará el Gobierno central para el mes de febrero, tras retrasar la celebración de la Comisión. «Esperemos no tener que lamentar, una vez más, las injerencias políticas de la ministra, después de lo que hemos vivido en los últimos tres meses», tras cancelar el envío de agua en noviembre y diciembre para regadío.

«En esta Junta solo pretendemos aunar esfuerzos y hacer que nuestra voz sea más fuerte en Madrid, así como reivindicar los derechos de nuestros regantes y trabajar juntos por el futuro de la Comunidad».