“Me da igual que me pongáis 8.000 multas, yo voy a seguir haciendo lo que me dé la gana”

La Policía Nacional detiene a una decena de personas en cinco días en la Región de Murcia por desobedecer el confinamiento y golpear, insultar y amenazar a los agentes

Momento en el que los agentes de la Policía Nacional detienen a un joven cuando intentaba huir
Momento en el que los agentes de la Policía Nacional detienen a un joven cuando intentaba huirLa Razón

La desobediencia está siendo uno de los principales asuntos tratados por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, que diariamente tienen que lidiar contra aquellos “irresponsables” que no respetan el estado de alarma y prefieren implantar sus propias “normas” a costa de poner en riesgo la salud de los demás. En la Región de Murcia, la Policía Nacional ha detenido en apenas cinco días a una decena de personas “insolidarias” por comportamientos incívicos y, en otros casos, por actitudes agresivas.

Si bien es cierto que el propio Cuerpo asegura que se trata de una “minoría” social, han tenido que hacer frente a diferentes casos en varias localidades murcianas tras recibir el aviso de otros ciudadanos. En la ciudad de Murcia, el pasado fin de semana se llevaron a cabo tres detenciones. Según ha hecho saber el cuerpo policial, el intento de fuga ante un control policial tras violar el confinamiento provocó dos de ellas.

El tercer arrestado también fue captado en un filtro policial, cuando el copiloto, que ya estaba infringiendo las medidas de seguridad previstas para evitar el coronavirus, se puso agresivo con la autoridad policial.

Por otra parte, en Cartagena se detuvo el sábado a un hombre que había sido sancionado hasta en otras seis ocasiones por violar el confinamiento, y que fue detenido previamente el día 10 por su presunta participación en un delito de robo con violencia e intimidación. Al día siguiente, en la ciudad portuaria, se llevó a cabo otra detención, esta vez de un joven, que tras intentar huir de los agentes tras caminar por la vía pública, comenzó a dar patadas para evitar ser detenido.

El municipio de Alcantarilla también ha visto este fin de semana cómo se detenía en la calle a una persona que ya había sido sancionada hasta en cuatro ocasiones por no respetar las medidas de confinamiento, mientras que en Lorca, se detuvo a un hombre que deambulaba por la calle en estado ebrio insultando a trabajadores del taxi y la alimentación.

También en la ciudad lorquina se sorprendió a un grupo de jóvenes consumiendo en plena vía pública alcohol y sustancias estupefacientes, de los que uno intentó huir ya que había sido sancionado anteriormente hasta en cuatro ocasiones. En el momento en el que se le detuvo nuevamente, la emprendió a patadas y puñetazos contra los agentes.

Finalmente, en Yecla, se produjeron dos detenciones más. El primero de ellos, tras parar un vehículo en un control policial. El detenido manifestó que se iba a su campo, y cuando los policías le dijeron que no podía desplazarse a su segunda residencia, al no estar de acuerdo con ellos, se opuso a colaborar, y tras registrar su vehículo, se encontraron varios cogollos de marihuana en su interior.

El último arresto fue a un hombre que fue identificado dos veces en menos de una hora por saltarse el confinamiento. De hecho, ya había sido sancionado anteriormente hasta en cuatro ocasiones y detenido por resistencia y desobediencia el pasado 27 de marzo. De hecho, aseguró a los agentes: “me da igual que me pongáis 8.000 multas, yo voy a seguir haciendo lo que me dé la gana”.