«Tras el cierre de la hostelería, mantener el negocio es una aventura»

Tras poco más de una semana desde que se decretase el cierre de la hostelería en la Región, la mecánica de reparto a domicilio no termina de consolidarse para todos

Diez meses de incertidumbre, de inversión en seguridad, de renovarse, de buscar nuevos recursos con los que poder seguir con el negocio, con menos clientes y asumiendo todos los gastos. Así han afrontado los empresarios de la hostelería los últimos meses de sus vidas con la llegada del coronavirus. El nuevo obstáculo llegó el pasado viernes 4 de noviembre, cuando el Gobierno regional ordenó el cierre de todo el sector durante 14 días.

Tras poco más de una semana funcionando con el reparto a domicilio, no todos se han visto beneficiados por esta posibilidad, y afrontan el futuro de sus negocios como «una aventura».

El presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería y Alojamientos Turísticos de Cartagena (Hostecar), Juan José López Escolar, aseguró a LA RAZÓN que si en el plazo de 15 días el sector no vuelve a abrir, será el caos para muchos de los dueños de bares y restaurantes, ya que «el sector no aguanta más y no tenemos apenas recursos».

No obstante, puntualizó que las ayudas anunciadas por el Gobierno murciano de 37 millones de euros negociadas con la patronal Croem para respaldar al sector servirán durante un tiempo, pero que no serán suficientes para garantizar la supervivencia de muchos de los locales.

«Hasta ahora, hemos estado 10 meses sin ingresos, sin ayudas, haciéndonos cargo de todos los gastos. En enero ya se empezamos a notar los síntomas de la pandemia con respecto al turismo extranjero».

López Escolar también señaló que actualmente, todos los trabajadores de los bares y restaurantes de Cartagena se encuentran en un ERTE, y son los propios dueños, familia y gestores de los locales los que afrontan el trabajo «más para sentir que hacemos algo útil que por rentabilidad. Ahí cobran ventaja quienes ya lo hacían antes, pero aún así, la demanda sigue siendo escasa».

De esta forma, para facilitar a los usuarios los establecimientos que continúan prestando servicio, Hostecar ha incluido en su página web (www.hostecar.com) una sección con los locales que cuentan con servicios de recogida y reparto a domicilio, tanto en la ciudad portuaria como en la comarca, ofreciendo tanto desayunos, como comidas y cenas. «El objetivo es que obtengan una mayor visibilidad para hacer frente a la grave situación que está atravesando el sector».

Por otra parte, sobre la manifestación que se produjo el pasado miércoles en Cartagena, en la que se demandó al Gobierno regional la reapertura de los locales de restauración, López Escolar señaló que este tipo de movimientos sociales «son lógicos, fruto de la frustración y la desesperación de los trabajadores».

Apunta a que se trata de una vía de «desahogo» que de forma pacífica quiere expresar el malestar que genera la incertidumbre de no saber cuándo podrá reabrir al público mientras afronta una dura crisis como la actual. «El sector no aguanta más».

Hostemur y Radio Taxi

Muestra de las dificultades que supone para la hostelería sacar adelante algún beneficio con el cierre de los locales también se ha evidenciado esta semana tras el acuerdo alcanzado por la patronal de hosteleros de Murcia (Hostemur) y Radio Taxi, en el que ambas entidades colaborarán para dar un servicio de reparto a domicilio.

El sector del taxi es otro de los damnificados por el cierre de la hostelería, por lo que a través de este acuerdo se ha planteado dividir en tres zonas, con una tarificación diferente, el reparto de comida a domicilio en la ciudad de Murcia, incluyendo a las pedanías de la capital.