Buena noticia para Rita

Desconozco si a la alcaldesa de Valencia le tocó la Lotería –el que sí arrambló con el 20 por ciento de todo fue el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, insaciable él- el pasado día 22. Sin embargo, como alcaldesa de Valencia y enamorada del proyecto de la Marina Real, se vio favorecida por algo más importante, la instalación allí del proyecto «Lanzadera» y del «Centro de Estudios EDEM» por parte de Mercadona. No me extraña que ayer se encontrara tan exultante, según me comentó mi amigo Rogelio.

La presencia de la empresa de Juan Roig presenta muchas virtudes: seguridad económica, atracción, prestigio y dinamismo. Seguridad, porque el Ayuntamiento tiene garantizado el cobro al tratarse de una firma boyante y capitalizada. Atracción, como la propia Rita afirmaba ayer, porque la potencia de la empresa valenciana puede provocar la venida de otras, con el consiguiente beneficio para la evolución integral del espacio, que además se verá prestigiado por todo ello. Finalmente, el dinamismo lo asegura el permanente movimiento del grupo Mercadona, en continua expansión, como corresponde a una gran sociedad de la distribución.

He de subrayar también, por muy normal que parezca, la importancia de la decisión de Roig al inclinarse por Valencia para dos programas de gran calibre, como es la promoción de la iniciativa emprendedora y la formación de los jóvenes. No cabe duda que, especialmente en los últimos tiempos, este empresario valenciano se muestra dispuesto a aportar un grano de arena cada vez más grande para el desarrollo valenciano. Así es la vida.