Opinión

Crónica taurina

En las puertas de la plaza, las garantías democráticas, a voz en grito, protestaban por una corrida a la que no habían sido invitadas. El toro «Referéndum» había sido retirado. Cojeaba ligeramente. Fue sustituido por otro. «Consulta» salió al ruedo. Tenía los cuernos afeitados y los cuartos traseros derrengados. No parecía tan duro. La cuadrilla estaba perpleja. El maestro Arturo «el catalán» iba a torearlo sin reparar en su flojera. Quizás, porque en su mal estado de forma no podía con un toro mejor. Empezó el envite.

Publicidad

No pensaba lo mismo el presidente de la corrida. Don Mariano también quería retirarlo. No estaba en condiciones. Podía hacerlo porque es el encargado del buen desarrollo del espectáculo. Arturo encaró al toro. Su cuadrilla, en cambio, se refugió en el burladero. Querían verlo desde la barrera y no participar en la bochornosa lidia. Miquel, Alicia y Albert protestaron al presidente y pedían la suspensión del segundo de la tarde.

Los banderilleros se preparaban. Joan se empleó a fondo y caló las banderillas. «Consulta» se tambaleó. Fue el turno de David. Lo tenía todo a tiro para colocar su par entre su arboladura. Falló, adrede. Sólo dejó una en el lomo del toro. Quería ver la faena del Maestro. Era el turno del picador Oriol. Tenía instrucciones claras de castigarlo, pero no mucho. No fuera a ser que se lo cargara antes de tiempo. Picó a «Consulta» en el morrillo con la garrocha.

La faena no fue lucida. «Consulta» era un toro difícil, un áspero. Repartía hachazos y dificultaba el lucimiento de Arturo. Los muletazos largos y tediosos. Al fin, entró a matar. Acertó a la primera. El toro dobló sus rodillas. El puntillero Duran fue rápido con el estoque. El ridículo cuanto antes acabe mejor. El público pitaba desde la grada. La corrida les desagradó. El Maestro «Arturo» había vuelto a fallar. Sólo quedaba la última de la Feria en la Plebiscitaria de Barcelona para remediar el desaguisado. El Maestro les juró y perjuró que esta vez sí. No despertó demasiadas simpatías. Estaba acabado. «Consulta» puso punto y final a su carrera.

Publicidad