Política

El lenguaraz

Iratxe García lo tenía todo preparado para su puesta de largo en Bruselas. Un día antes de la visita de Pedro Sánchez a las instituciones comunitarias cenaba con la prensa con la idea de explicar la actividad del grupo socialista en el Parlamento Europeo. No lo consiguió. Ante su sorpresa, dos personas irrumpieron en su encuentro. Elena Valenciano, eurodiputada y ex responsable del grupo socialista en la época de Rubalcaba, y el secretario general de los socialistas castellano-manchegos, Emiliano García-Page. No habían sido invitados pero allí estaban. Y le aguaron la fiesta.

García-Page se vino arriba y empezó a hacer su sui generis análisis de la política española. Un discurso plagado de perlas que hicieron las delicias de los allí presentes. De todos, menos de Iratxe García que, seguramente, no daba crédito a lo que veía y oía. El alcalde de Toledo estaba en su salsa, exultante. Y así empezó a lanzar sus perlas. Según su versión, acudió a San Telmo el 30 de diciembre para decir a Susana Díaz que no adelantara las andaluzas «por responsabilidad». Visto lo visto, tuvo escaso éxito pero no se arredró. «Susana va a tener gemelos», dijo sin remilgos –eso en primera versión. Más entrada la noche anunció que podían ser trillizos– para continuar afirmando que la andaluza no se presentará a las primarias porque Pedro tendrá el éxito de las victorias de Fernández Vara –Extremadura– y de él mismo en Castilla-La Mancha, para avalar su candidatura. En las municipales y autonómicas, el líder socialista Pedro Sánchez se examina. «Si no se gana será su culpa», sentenció para luego darle un cariñoso «Pedro es bueno» que se quedó pequeño ante este «pero Susana es mejor».

El pleno debate orgiástico repartió mandobles. Tomás Gómez no ganará y puede quedar en cuarto puesto. De hecho, Tomás –que es un hombre de Susana– no quiere presentarse pero no le quiere hacer un feo a Pedro. Pero hubo más. También recibió lo suyo Ximo Puig –Valencia– que no podrá con el vendaval de Podemos y no ganará. En cambio el manchego, dice tenerlo todo atado y bien atado con Podemos. No era esa noche la primera vez que afirma que la formación de Pablo Iglesias le dará apoyo. Quizás piensa en Manuel Arias, secretario personal de José Bono, ahora en el círculo de Podemos en Toledo. Además, la reforma electoral de María Dolores de Cospedal hará el resto porque está pensada «para dos partidos y no para tres». Es lo que tiene ser un lenguaraz. Que todo se sabe.