Actualidad

Mareando la perdiz

Entre el quiero y no puedo, puedo y no me atrevo y, el no quiero, Sánchez va deshojando la margarita, van pasando los días y la margarita ni se deshoja ni tiene visos de deshojarse. Es lo que en mi tierra se llama marear la perdiz: cansarnos a todos, no solo a Podemos, para convocar elecciones. Y que parezca que su incompetencia para formar Gobierno o su incompetencia para presidirlo se diluya y la culpa sea de la perdiz y no del cazador.

Publicidad

Hemos pasado por las siguientes fases: PSOE y UP no se reúnen hasta la semana antes del debate de investidura pero a la vez se crean los equipos negociadores para que se vayan reuniendo y a la vez se presenta de forma unilateral por Sánchez un documento con 370 medidas y se anuncia la creación de una oficina de seguimiento del pacto de gobierno.

¿En qué momento me he perdido? Llevo ya tal mareo que casi prefiero que se convoquen las elecciones cuanto antes. Pero qué es eso de crear una Oficina de Seguimiento del Pacto. ¿Un chiringuito, financiado con dinero público, que sirva como agencia de colocación de socialistas y podemitas? Y ¿por qué no se crea también la Oficina de Seguimiento de las medidas que no están suscritas en el pacto? La Oficina de Seguimiento del No Pacto.

Publicidad

Pedro Sánchez hizo una moción de censura para que no gobernara el centro derecha, fue a unas elecciones pidiendo el voto de izquierdas para que no gobernara el centro derecha y en la próxima campaña electoral le veo pidiendo el voto al centro derecha para no tener que gobernar con la izquierda.

Publicidad

Con tanto marear la perdiz, Sánchez está buscando aquello que decía Konrad Adenauer “en política lo importante no es tener razón, sino que se la den a uno”.