Tarde de alegrías

L25 Mente

Desde ayer, Magnus Carlsen, 22 años, noruego, campeón del mundo de ajedrez, monopoliza el respeto, la perplejidad y la admiración de los medios. «Una mente prodigiosa», escriben. Y es que, en efecto, la mente, como la fe, también remueve y mueve montañas. La mente de Nadal, la mente. Nadal es Nadal gracias... a su mente. «Sin la mente, la ciencia no es nada», que dijo quien lo dijera. Lo de toda la vida: «Mens sana in corpore sano».

M26 Crecer

Dice el Papa Francisco que el hombre debe crecer por atracción. El otro talento del hombre es la atracción de su estilo, de su modo de ser y comportarse. El Atlético, hoy, ha empatado –no sé de ningún portero sin mancha alguna, luego tranquilo Courtois–, pero ha demostrado una vez más qué es la cohesión de sus hombres. Arriba y abajo, uno para todos y todos para uno. Y nadie se esconde, nadie descansa. Y nadie se queja, sea o no sea titular. Conseguir eso en un equipo con egos y de egos es un triunfo «divinamente antropológico», que diría el Papa Francisco, para quien la «crisis financiera que estremece el mundo es una crisis antropológica».

M27 Problema

El problema del Real Madrid no es Ancelotti, el problema de Ancelotti no es el Madrid, el problema de Ancelotti y del Real Madrid es Xabi Alonso. Y Dios creó la luz y el Real Madrid, en el segundo tiempo, iluminó su juego con la esplendente luz de Xabi.

–Con Xabi, el Real Madrid es más Real Madrid.

El público del Bernabéu tiene dos hábitos: el de la exigencia –el gusto exquisito es exigente– y el de la inteligencia. Problema es aquello que no puede resolver la inteligencia. Es de esperar por lo tanto que el inteligente Florentino Pérez ate bien atado cuanto antes a Xabi Alonso.

–Pero si el Real Madrid FP quiere –se pregunta la gente– , ¿por qué se resiste tanto Xabi Alonso? ¿Qué pudores o razones hacen que demore y demore lo que cualquiera no demoraría ni un minuto?

Que nos saquen de dudas.

El 4-1 al Galatasaray, cocido y cimentado con un jugador menos, de cine de la Metro con el rugido de su león.

J28 Cariño

Los jugadores del Real Madrid nadan en salud y dinero. El Madrid es el Banco de Santander del fútbol, además de un megaequipo. Pero ¡ah, el amor! El amor es otra cosa, uno de cuyos pétalos es el cariño. ¿Por qué la abundancia de dinero no siempre matrimonia bien con el cariño? «CR7», feliz ahora, hace un año o así, se quejaba de que no se sentía querido. Casillas está sufriendo casi por lo mismo. «Con lo que yo he hecho por el Madrid y el Real Madrid ha hecho por mí, ¿por qué ahora el Real Madrid (Mourinho, FP, Ancelotti o quien sea) ha dejado de quererme y sólo me usa en la ''Champions''?», parece que piensa. Di María, otro afectado por la misma patología: «No me siento querido». Qué verdad más grande: el dinero es importante, pero nada abriga el ánimo como el calor del cariño.

V29 Mireia

La «galáctica» de la natación española es Mireia Belmonte. En la piscina corta es ya la número 1 del mundo, con permiso de la húngara Katinka Hosszu. Su «hat-trick», colosal: tres récords del mundo, este año, en 400,800 y 1.500 libre. ¿Cuáles son los «secretos» de esta bella y universal sirena? La capacidad física, la capacidad de recuperación y su mente.

S30 Alegría

Simeone ha hecho del Atlético un Rolex; en el Atlético, ahora y con él, funcionan hasta las piezas que antes «no encajaban», esto es, Adrián y Raúl, entre otros. Un Rolex con mucha alegría.

Como el Real Madrid. Su alma, Xabi Alonso. Xabi le da al equipo, amén de equilibrio, brillo y brío, y alegría. Y alegría y brillo y brío son ya, también, Bale e Isco.

–«Bale rezuma alegría por las piernas, por los ojos, por el amor profesional. Siendo un hombre hecho, derecho y alto, da la impresión de colegial», escucho.

Lo comparto.

–Isco, en el área –apunta un espectador–, baila el chotis como Messi: en un metro, regatea, descoloca y golea. Rabo de lagartija y ardilla.