Torero y personaje

La Razón
La RazónLa Razón

Al comienzo de la gran temporada –donde casi se unen las dos grandes ferias taurinas, Feria de Sevilla y San Isidro, en Madrid – , una figura del toreo ha fallecido, lo ha hecho en el hospital Gregorio Marañón de la capital. Un derrote de la vida le ha partido el corazón, ha muerto a una hora que García Lorca dejó ya para la historia, como la hora en que mueren los toreros en la plaza, a las cinco de la tarde. Nunca es buena edad para morir, pero en la actualidad 68 años es considerada una edad temprana. Había sufrido un arrechucho en el corazón, que precipitó una intervención de la que no ha podido salir. La cogida era demasiado grave. Sebastián se hizo muy conocido a principios de los años 60, en unas novilladas televisadas, llamadas de la oportunidad, donde salió triunfador. Su carrera fue meteórica, en un año pasó de novillero a tomar la alternativa, toreando más de 40 corridas en su primera temporada, cosa muy poco frecuente. Estuvo como figura casi 20 años, incluso cortó un rabo en Las Ventas, trofeo que nunca más se otorgó. Muy resumida es la biografía de un torero, pero, además, Palomo Linares fue desde sus comienzos un personaje. Tanto es así que protagonizó dos películas de éxito. La primera, «Nuevo en esta plaza», que era su biografía, y posteriormente «Solos los dos», en la que compartía cartel con Marisol. En la época corrieron ríos de tinta para hablar del romance que vivieron ambos. Posteriormente, su boda con Marina Danko –bellísima heredera colombiana– fue un acontecimiento nacional. Se convirtieron para el mundo rosa en una de las parejas «very happy» para la eternidad. Cuando llegó el durísimo divorcio, ya con los grandes programas televisivos del género, se convirtieron en noticia, y no precisamente agradable, durante años. Una vez que todo se serenó, ambos encontraron nuevas pareja. Hace poco, Sebastián confesaba que vivía uno de los mejores momentos de su vida con su actual pareja. Desgraciadamente, la vida no le ha dejado alargar ese buen momento. Lo dicho, ha muerto una figura del toreo y un personaje mediático de primera. Espero que encuentre un buen lugar en el cielo, donde pueda seguir pintando esos cuadros de fuertes luces y colores con los que tanto disfrutaba.