Europa

Europa debe prevalecer frente al terror

La Razón
La RazónLa Razón

De nuevo un territorio de Europa ha sufrido una jornada de pánico. El terrorismo atacó ayer la ciudad alemana de Múnich y la sumió en un absoluto caos, que no cedió con el paso de las horas, lo que obligó a declarar el estado de excepción. A la hora de cierre de esta edición, el relato oficial de la Policía alemana habló de un ataque de tres tiradores en los alrededores y en el interior de un gran centro comercial de la localidad, de los que, al parecer, uno se habría suicidado y los otros se habrían dado a la fuga. El balance provisional fue de ocho muertos y múltiples heridos, si bien las informaciones resultaron confusas y dieron la sensación de que la situación había desbordado a las autoridades, que tuvieron serios problemas para ofrecer datos concretos y una versión certera de lo sucedido. Fue el último episodio de un mes de julio luctuoso para Europa, con el brutal ataque de Niza y el de un joven afgano en un tren alemán. El continente vive en una situación de alerta máxima desde hace meses y es preciso que todos seamos conscientes de que nos toca hacer frente a una amenaza real, letal y brutal que no repara en nada para lograr asestar el mayor daño y dolor posible a nuestra civilización. Nuestra respuesta sólo puede ser la firmeza y la convicción de que la democracia y lo que supone prevalecerán sobre aquellos, sean quienes sean, que pretenden acabar con nuestra forma de vida.