Opinión

Rajoy ofrece soluciones

La Razón
La RazónLa Razón

El último Debate del Estado de la Nación se está celebrando en un momento crucial: la crisis económica que está sufriendo España empieza a presentar síntomas de recuperación, pero es necesario seguir insistiendo en las políticas emprendidas por el Gobierno para asegurar un crecimiento sobre el que basar las futuras políticas sociales. Es, además, el último debate de esta legislatura, por lo que era lógico que Mariano Rajoy presentase un balance sobre el gran tema que ha centrado la acción del Ejecutivo, con el objetivo de buscar impulso para poner en marcha un nuevo paquete de medidas. Hablar de que la legislatura está muerta sólo puede hacerse desde aquellos grupos que no tienen responsabilidad de Gobierno o que esperan que su suerte política dependa del desgaste de sus adversarios. Pedro Sánchez, que se estrenaba en este tipo de comparecencia, se vio más apremiado por afianzar su liderazgo que por poner encima de la mesa medidas concretas. Ha perdido una oportunidad. Ése es el signo de los tiempos: política de la queja frente a política de los hechos. La legislatura no sólo está viva, sino que requiere afianzar lo hecho hasta ahora. «Lo que hemos conseguido lo podemos perder en unos meses», dijo Rajoy. El argumento del presidente del Gobierno se centró en comparar la situación que atravesaba España hace tres años con la actual. El riesgo de quiebra, incluso la posibilidad de salir del euro, eran peligros reales, y el rescate financiero, la única medida para solventar una situación catastrófica. Rajoy insistió en su exposición en que la «mejor medida» fue evitar el rescate que supuso asegurar los servicios públicos, a pesar incluso de que la recaudación había caído en 70.000 millones de euros. Se suele aducir que el Gobierno del PP no ha sabido escribir un «relato» sobre la crisis económica, que las medidas adoptadas respondían a una situación catastrófica y siguiendo los criterios de nuestros socios europeos, pero ayer Rajoy sí escribió la letra pequeña: nos negamos a salir de la crisis, dijo, a expensas de los pensionistas o de la caja de la Seguridad Social. En definitiva, se trata de salir de la crisis sin afectar a los servicios sociales. La situación ha cambiado y, a pesar de unos niveles de paro inadmisibles, las previsiones de crecimiento son del 2,4% y la posibilidad de crear un millón de empleos netos es real. El presidente anunció medidas concretas, como la tarifa reducida de la Seguridad Social para los nuevos contratos indefinidos (los primeros 500 euros están exentos de cotizar); la ley de «segunda oportunidad», que permitirá a autónomos y familias reestructurar su deuda, o los nuevos cheques familiares de 1.200 euros anuales para familias monoparentales con dos hijos. Pedro Sánchez cometió el error de responsabilizar al Gobierno de la crisis y presentar un país sin futuro. Estamos en un momento político en el que están de moda los discursos tremendistas, mientras las soluciones la deben poner otros. Ayer, fue Rajoy quien puso las medidas.