Opinión

Castilla-La Mancha abre un camino necesario

La Razón
La RazónLa Razón

Las Cortes de Castilla-La Mancha aprobaron ayer, con el voto a favor del PP y el rechazo de los socialistas, la reforma de la Ley Electoral que supone reducir de 49 a 33 el número de diputados en las Cortes autonómicas para la próxima legislatura. Es una iniciativa que responde a una lógica democrática y a la necesidad política de racionalizar la vida pública. Cabe esperar que Castilla-La Mancha no sea una excepción y que otros territorios imiten su ejemplo. En cuanto al PSOE, no se entiende su oposición ni la sobreactuación que supone calificar la reforma como un «pucherazo electoral». Haría bien en escuchar a una ciudadanía que ha respaldado una medida regeneradora.