Opinión

Fracaso de la huelga en Renfe y Adif

La Razón
La RazónLa Razón

El balance de la huelga en Renfe y Adif es desalentador para los sindicatos. El ínfimo seguimiento del paro demostró el escaso eco de sus planteamientos entre los trabajadores. Más allá de los trastornos a los viajeros inherentes a este tipo de protestas, las centrales sólo lograron aumentar su ya considerable desprestigio social. El fracaso del paro debería llevarles a replantearse sus posiciones y a entender que los chantajes, con los usuarios como rehenes, no pueden servir para lograr mejores condiciones laborales.