Opinión

La obsesión de Ruz no favorece a la Justicia

La Razón
La RazónLa Razón

El juez Pablo Ruz, que está a punto de finalizar su comisión de servicio en el juzgado central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, parece obsesionado con imputar un imposible delito fiscal al Partido Popular. A pesar de que hasta en tres ocasiones los peritos de Hacienda se han reafirmado en que no existía obligación tributaria en las donaciones recibidas por el PP en 2008, Ruz les ha exigido un nuevo dictamen, y «rapidito». Flaco favor a la Justicia la de un instructor con un objetivo claramente predeterminado.