Opinión

UGT debe rendir cuentas y dejar de esconderse

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Un juez de Sevilla ha imputado a los ex secretarios generales de UGT-Andalucía Manuel Pastrana y Francisco Fernández Sevilla, a los que la Fiscalía acusa de «financiación ilegal del sindicato» mediante un fraude general de los fondos de formación. Los escándalos se han amontonado en la órbita del sindicato socialista sin que Cándido Méndez haya sido capaz de dar una respuesta admisible. Esa complacencia ha acelerado el descrédito de unas siglas desprestigiadas y bajo sospecha. Es la hora de asumir responsabilidades.