Opinión

Ya empieza Cs con su doble lenguaje

La Razón
La RazónLa Razón

Albert Rivera intenta que sus votantes y diputados pesen más que el que le da la pura aritmética. Cs negocia con el PP un futuro gobierno para Andalucía que suponga un cambio de régimen después de 38 años de gobierno del PSOE, pero no debería precipitarse y poner ya a la venta su apoyo a un futuro ejecutivo de Pedro Sánchez, siguiendo la estrategia muy básica de dar una de cal y otra de arena. Es, además de confusa, una manera de desconcertar a sus propios votantes y de perder su confianza. Al tiempo.