Opinión

La chispa de la vida

Pocas marcas han sido capaces, a lo largo de su historia, de transmitir tantos valores y emociones como Coca-Cola. Ninguna compañía ha conseguido estar tan presente en la cabeza de los consumidores como la popular bebida azucarada creada allá por 1886 en una farmacia de la ciudad estadounidense de Atlanta.

Publicidad

Ha sido durante décadas la marca más valorada y, según un estudio, Coca-Cola es la segunda palabra más conocida, sólo por detrás de «Ok». ¿Cómo una simple bebida ha llegado a convertirse en una marca universal amada por millones de personas de todo el mundo?

Pues eso es lo que ha tratado de explicar Félix Muñoz, especialista en marketing y comunicación, en su libro «La marca de la felicidad», publicado por Lid Editorial, en el que nos sumerge en un maravilloso viaje por la historia de la comunicación de Coca-Cola, sus grandes campañas de publicidad, los hitos más importantes y las experiencias que han contribuido a que muchas personas encuentren motivos para pensar en un mundo mejor y ser más optimistas demostrando que «Coca-Cola no vende felicidad, intenta ser feliz. Y sabe que eso sólo se consigue compartiendo este sentimiento con todas las personas que habitamos el planeta», tal y como menciona Miguel Ángel Furones en el prólogo de la obra.

Félix Muñoz acumula 25 años de experiencia en el mundo del marketing y la comunicación. En Coca-Cola ha sido responsable de gran parte de la creatividad de la compañía en las últimas décadas –el lanzamiento y el desarrollo de Aquarius, la integración de la comunicación de las distintas marcas de la compañía...–. Su último cargo en Coca-Cola España fue el de director de comunicación integrada. Actualmente es consultor independiente, profesor de universidades y escuelas de negocio, conferenciante y formador de equipos de marketing.

Sin embargo, y a pesar de este currículum, «La marca de la felicidad» no es sólo un libro pensado para quienes trabajan en el sector del marketing. A lo largo de sus páginas, cualquier lector aprenderá la historia de la marca o cómo se gestaron muchas de sus campañas de publicidad y esos eslóganes que nos han acompañado a lo largo de nuestra vida como «La chispa de la vida», «Una Coca-Cola y una sonrisa», «Coca-Cola es así», «Siempre Coca-Cola»... Por supuesto, también hace un repaso por esos anuncios míticos como los protagonizados a principios de los 60 por Carmen Sevilla y Marisol, o aquel que ha quedado en la retina de tantas generaciones que arrancaba con un grupo de gente cantando en un paisaje campestre «Al mundo entero quiero dar un mensaje de paz», con el que se lanzó el eslogan de «La chispa de la vida».

Publicidad

Y es que, con este libro, el lector recordará momentos y sensaciones vividas y revivirá situaciones pasadas al reconocer campañas que aunque no haya vivido le han sido contadas por sus familiares y amigos. Es más, serán muchos los padres que puedan mostrar a sus hijos esos anuncios de los que tanto les han hablado. Pero este libro también pretende hablarnos de esa felicidad tan intrínsecamente asociada a la marca y de cómo conseguirla, y para ello también dedica un capítulo al Instituto de la Felicidad de Coca-Cola, nacido para la investigación y la difusión de conocimientos sobre la felicidad para contribuir a mejorar la calidad de vida de los españoles.

Publicidad