España insiste a Merkel: «Son necesarias políticas de estímulo»

Rajoy ha dejado de decir que sí a todo a la poderosa Alemania y ha vuelto a pedir a Merkel políticas más expansivas para hacer crecer la economía europea. Hoy lo ha vuelto a hacer en el breve encuentro que han mantenido ambos mandatarios en Chile.

Mariano Rajoy habla con la canciller de Alemania, Angela Merkel hoy, domingo 27 de enero de 2013, durante la segunda y última jornada de la primera Cumbre Celac-UE
Mariano Rajoy habla con la canciller de Alemania, Angela Merkel hoy, domingo 27 de enero de 2013, durante la segunda y última jornada de la primera Cumbre Celac-UE

Rajoy ha dejado de decir que sí a todo a la poderosa Alemania y ha vuelto a pedir a Merkel políticas más expansivas para hacer crecer la economía europea. Hoy lo ha vuelto a hacer en el breve encuentro que han mantenido ambos mandatarios en Chile.

Mariano Rajoy y Angela Merkel entraron juntos en el salón de sesiones de la cumbre y mantuvieron ese nuevo contacto para intercambiar sus puntos de vista en Santiago de Chile, poco antes de la ceremonia de clausura de la cumbre Celac-UE. Fue un breve encuentro de unos 10 minutos de duración en el que cada uno de los dos mandatarios han vuelto a defender sus posturas. Así, el presidente español le ha insistido a la canciller alemana en que los países de la Unión Europea que crecen deben realizar un mayor esfuerzo, frente a los que que tratan de reducir el déficit público, como es el caso de España. Este mensaje va en la línea de los lanzados anteriormente por Rajoy solicitando a Alemania políticas expansivas.

Por su parte, Angela Merkel ha vuelto a insistir en que España, como principal puente entre América Latina y la Unión Europea, debe, no sólo aumentar sus exportaciones a esta región, sino también servir de puerta de entrada a los inversores de las potencias emergentes de la zona, como Brasil, México o Chile, dispuestas a desembarcar en el viejo continente.

En definitiva, que tanto Rajoy como Merkel han comenzado a calentar motores de cara a la cumbre bilateral hispano-germana que tendrá lugar el 4 de febrero en Berlín, en la que volverán a enfrentar sus mensajes y posturas de políticas expansivas frente a austeridad.

Cronología del cruce dialético

El pasado viernes, en Davos (Suiza), la canciller recordó que en España el desempleo juvenil supera el 50 por ciento y abogó por aplicar "medidas puente"en algunos países hasta que las reformas estructurales que han puesto en marcha tengan efecto y contribuyan a reducir el paro.

Ante esas palabras, Rajoy, al día siguiente, en Chile, dijo que hay que exigir a los países de la UE que están en condiciones de poner en marcha políticas expansivas, como es el caso de Alemania, que las apliquen, porque es necesario que crezca la Europa comunitaria.

A su vez, la canciller, también en la capital chilena, contestó ayer a Rajoy asegurando que su país hace ya su parte y está realizando su aportación para lograr una zona euro "robusta", y sugirió que España aproveche sus ventajas competitivas para exportar más a América Latina.

Relación horizontal

Paralelamente, lo que ha dejado claro esta cumbre es que las relaciones entre América Latina y la Unión Europea ya no se pueden entender en sentido vertical, de arriba a abajo, sino en sentido horizontal, es decir, de tú a tú. Los países emergentes de la región saben que pueden mirar de frente a sus antepasados europeos y ya no son sólo vendedores, sino que ahora también son inversores.

Seguridad jurídica

Por último, cabe reseñar que España ha logrado uno de los objetivos que traía a esta cumbre, que no es otro que la firma de un documento que incida en la seguridad jurídica de las inversiones en estos países, en relación expresa a los últimos acontecimientos de empresas españolas en Argentina o Bolivia.

Pese a las reticencias de Venezuela a firmar este documento, parece que al final todos los participantes se han avenido a suscribir este compromiso.