El cáncer de ovario desde la visión de sus pacientes

El 8 de mayo es el Día Mundial del Cáncer de Ovario, una enfermedad que afecta a 3.500 españolas cada año

Día Mundial del Cáncer de OvarioDreamstimeDía Mundial del Cáncer de Ovario

El cáncer de ovario se conoce también como el «asesino silencioso». Esto se debe a lo inespecífico de los síntomas que presenta y, también, al desconocimiento sobre él.

La Asociación de Afectados por Cáncer de Ovario, Asaco, se formó en noviembre del año 2011. Desde entonces, venimos trabajando por favorecer la detección, los mejores tratamientos y la mejoría en la calidad de vida de las pacientes. Fuimos declaradas de Utilidad Pública en noviembre de 2018.

El 8 de mayo es el Día Mundial del Cáncer de Ovario. Este año, nuestra labor de visibilidad será mediante campaña on-line dada la situación.

En España se diagnostican unos 3.500 nuevos casos de cáncer de ovario anualmente. El 80% de ellos se detectan en estadios avanzados de la enfermedad, III o IV. Lamentablemente, la mortalidad alcanza a un 60% de las pacientes.

Es importante saber que la citología que se realiza en las revisiones ginecológicas rutinarias no es un método de diagnóstico para el cáncer de ovario. Resulta necesaria una ecografía transvaginal y la detección de un marcador en sangre.

No existe método de cribado para el cáncer de ovario. Por eso, desde Asaco insistimos en lo importante que es tener información y conocimiento de cuáles son los síntomas que pueden hacer sospechar de él. Entre los síntomas más frecuentes, podemos citar: hinchazón abdominal, dolor pélvico, cansancio excesivo, estreñimiento, diarrea, falta de apetito... Como se ve, son síntomas que no parecen relacionarse con el aparato genital femenino, más bien con alguna alteración del aparato digestivo. Si se sufren estos síntomas mantenidos durante más de 10-15 días, debemos ir al médico comunicándole nuestra preocupación. Muchas veces, ni siquiera los médicos de familia sospechan de la posible existencia de este tipo de cáncer ante los signos que ven.

Como parte de nuestra labor, Asaco ha impulsado la convocatoria de cursos a médicos de Atención Primaria para tratar sobre estos síntomas y poder así facilitar el diagnóstico. Hoy por hoy, la mejor prevención es la información.

Cuando se diagnostica un caso de cáncer de ovario resulta importantísimo saber que debe ser tratado por un equipo multidisciplinar con los profesionales especializados en esta enfermedad. La cirugía es crucial y debe ser realizada por un especialista en Ginecología Oncológica, dentro de un equipo multidisciplinar y en un centro hospitalario que reúna los requisitos necesarios. Conseguir una cirugía óptima es el único factor, externo a la paciente, que puede hacer mejorar el pronóstico de la enfermedad.

Normalmente el abordaje de primera línea de este cáncer es la cirugía y el tratamiento de quimioterapia subsiguiente. También resulta muy normal que lo primero sean unas sesiones de «quimio» seguidas de la cirugía y, a continuación, el resto de sesiones de «quimio» necesarias para terminar el tratamiento, que debe ser establecido por un oncólogo especialista en tumores ginecológicos.

Desde Asaco hemos mantenido conversaciones con el Ministerio de Sanidad a fin de que se nombren centros especializados en el tratamiento del cáncer de ovario en las distintas Comunidades Autónomas. Centros que cuenten con los profesionales idóneos y tengan investigación en tumor de ovario, donde se desarrollen ensayos clínicos. A estas conversaciones hemos ido acompañadas por un comité médico de primerísima línea, especializado en cáncer de ovario, a fin de dar evidencia científica de lo necesario de nuestra petición. Hasta ahora, no hemos tenido éxito; pero seguimos con esa importantísima tarea.

No queremos decir con todo lo anterior que no haya grandes centros en el territorio estatal, tanto públicos como privados, en los que los tratamientos se rigen por unas directrices de excelencia, con magníficos profesionales e investigadores; sino que no es fácil para una paciente recién diagnosticada saber cuáles son.

Cuando en Asaco recibimos alguna consulta sobre este tema, siempre remitimos a la página web del Grupo Español de Investigación de Cáncer de Ovario (Geico) donde se pueden ver los hospitales que tienen profesionales pertenecientes a este grupo. Naturalmente, en nuestra asociación también sabemos los hospitales que más casos operan, lo que nos facilita poder ayudar a las afectadas ante cualquier consulta.

El estado emocional de las pacientes es tremendamente relevante. Desde el año 2014 venimos desarrollando lo que llamamos el «Proyecto Bienestar», subvencionado en parte por La Caixa. Por medio de él, ofrecemos atención psico-oncológica a las pacientes y a sus familiares, así como sesiones de fisioterapia y consejo social; todo ello de forma gratuita.

El impacto de recibir un diagnóstico de esta gravedad resulta muy difícil de superar. Todos sabemos que un buen estado mental nos ayuda a mantener el sistema inmunitario en un buen nivel y favorece el buen resultado de los tratamientos. Indudablemente, los familiares sufren también un gran impacto y, muchas veces, necesitan del apoyo de un profesional en psico-oncología para superar esos momentos. Desde Asaco opinamos que el papel del psico-oncólogo resulta esencial y debería estar presente desde el mismo momento de la comunicación del diagnóstico a las pacientes.

Somos miembros del Grupo Español de Pacientes con Cáncer, Gepac, y a plataformas de pacientes españolas e internacionales como son AGP, FEP, ENGAGe, perteneciente a la ESGO («European Society of Gynaecological Oncology»), y a la «World Ovarian Cancer Coalition», WOCC. Esto nos ayuda a tener una perspectiva global muy beneficiosa para nuestros fines. Estamos a disposición de cualquier consulta en www.asociacionasaco.es y en nuestras redes sociales.