“Si alguien estaba preparado, que levante la mano”

Expertos destacan que la vacuna será la única solución válida para erradicar el Covid-19 y que, como mínimo, tardaremos un par de años en volver a una situación de "antigua" normalidad. Mientras, viviremos una especie de "post-guerra" de la pandemia.

Ni nuestro “envidiable” sistema sanitario estaba preparado, ni ningún plan de contingencia lo valoraba, ni nadie podría haber imaginado una situación globalizada como en la que nos ha puesto el virus SARS- COV- 2. “Si alguien estaba preparado, que levante la mano. Esto era una cosa de libros de ciencia ficción y de películas catastrofistas. Yo ayudé a redactar el plan de catástrofes del Hospital Vall d’Hebrón; en él, visualizamos todo tipo de situaciones, desde accidentes aéreos,atentados terroristas, intoxicaciones masivas, accidentes de todo tipo, incendios,... pero nadie imaginó que pudiera llegar una pandemia de este estilo. Nuestro modelo de pandemia es la de gripe de todos los años y está más que claro que lo que estamos viviendo no tiene nada que ver con la gripe estacional”, declara Juan Antonio Hueto, coordinador de Procesos Quirúrgicos de los Hospitales del Institut Català de Salut.

Post-guerra del Covid-19

Nuestra única esperanza son las investigaciones para encontrar una o varias vacunas contra la Covid-19, ya que es “la única terapia que tenemos para erradicar este virus o al menos llevarlo a unos niveles que sean manejables por los diferentes sistemas sanitarios y por la economía global”, y debemos prepararnos para vivir una post-guerra del Covid-19 durante, al menos, dos años, el tiempo que se estima que tardemos en acercarnos a una normalidad como la que conocíamos hasta ahora. Así se ha puesto de relieve en el ciclo de webinars organizado por la Cátedra MySphera en la Universitat Politècnica de València (UPV). Se trata de una serie de charlas digitales que han reunido durante los meses de junio y julio a destacadas personalidades y profesionales de diversas entidades y empresas del sector sanitario y tecnológico, tanto nacional como internacional. Una de las ideas más repetidas a lo largo de estos encuentros, según informa la Politècnica a Europa Press, ha sido la “ferocidad y virulencia” de esta pandemia.

Hemos abierto los ojos en muchos aspectos, pero uno de los más duros ha sido el darnos cuenta de que “el sistema sanitario español que no era tan fuerte como nosotros pensábamos, debido, entre otras razones a la descapitalización a la que se le ha sometido los últimos años”, señala Huete. Lamenta también la carencia de decisiones rápidas frente al virus así como la falta de apoyo de la sociedad o la desprotección a la que se ha sometido a los mayores. Y, en este mismo sentido, se expresaba José Pagan, profesor de Salud Pública en la Universidad de Nueva York y Director de la Junta de Gobierno del Sistema de hospitales de la ciudad de Nueva York. El especialista afirma que se levanta todos los días “deseando abrir los ojos y comprobar que todo fue un sueño, horrible, sí, pero un sueño”. En su opinión, la gestión -y el impacto- de la Covid-19 a nivel mundial ha sido muy dispar y la política, la ideología y la propia cultura de cada país ha influido significativamente en esa heterogeneidad de modelos. Y sobre la vacuna, incide con rotundidad en“pedir a los líderes que trasladen un mensaje muy claro de su importancia como única solución a este problema”.

Revolución tecnológica

El profesor de la Universidad de Nueva York asegura también que la Covid-19 ha provocado una revolución tecnológica que no tiene vuelta atrás y que quedará arraigada al sistema. “Por ejemplo, creo que la telemedicina llegó para quedarse. También esta pandemia ha abierto las puertas a otras tecnologías, como el uso de apps para analizar y gestionar la expansión del virus; e incluso a otras que van a permitir que los hospitales sean más eficientes y funcionen mejor, al reducir la cantidad de pacientes que puedan coincidir en un lugar, organizar los flujos de personas, organizar las citas, etc.”, apunta Pagán.

En este punto, la pregunta es si España dispone de las herramientas y la capacidad necesarias para esta trasformación digital. Según los expertos, nuestra sanidad tienen que ir más allá de la teleconsulta. “Tiene que centrarse primero en la satisfacción del paciente, porque con esta transformación habrá pacientes cuyo acercamiento al sistema sanitario será más cómodo, pero también tiene que ver con su propia salud-está demostrado científicamente que hay intervenciones remotas que ayudan a mejorar su estado. Y está relacionado igualmente con la eficiencia a la hora de emplear los recursos. En los tres niveles, la transformación digital es clave”, explica Julio Jesús Sánchez, que lidera el equipo de proyectos de Sanidad Digital desde Grupo Telefónica.

Apps de rastreo

Sobre qué herramientas son clave para responder a una pandemia, destacan las apps de rastreo. ”La OMS debería haberlas tenido desde el primer momento, pero no fue así. Apple y Google, las administraciones de diferentes países, entre otros, tuvieron que desarrollar sus aplicaciones deprisa y corriendo. Como se trata de estar más alerta para la siguiente pandemia -porque estas ocurren, es algo inherente a la biología humana- la app de rastreo debería estar lista para entonces”, explica Sanchez. “Si hay una evidencia clara que deja a su paso la crisis sanitaria global es la necesidad de evolucionar. Un progreso necesario tanto a nivel social como en un sector que ha sido clave en los momentos más críticos de la pandemia, la sanidad. Una coyuntura que ha puesto de relieve el inevitable avance que debemos llevar a cabo de la mano de la digitalización y la tecnología. Elementos que hasta el momento hemos tenido al alcance de nuestra mano, pero que, en muchos ámbitos, como el sanitario, no han sido explotados al máximo”, concluye Vicente Traver, director del grupo SABIEN-ITACA de la Universitat Politècnica y coorganizador de estos encuentros.