Este año habrá vacuna del coronavirus pero su grado de protección será discreto

Siete candidatas están ya en fase 3, la última de un ensayo clínico, y aunque aún se desconoce el nivel de protección que conferirán, servirán de primer escudo frente a la Covid-19 mientras se desarrollan las demás

Siete de cada diez españoles se vacunaría contra la Covid-19. Así queda patente en la primera ronda de la encuesta Cosmo-Spain realizada por el Instituto de Salud Carlos III e impulsado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que pone de manifiesto que, al margen de salidas de tono con mucha repercusión mediática, la población sigue confiando en la Ciencia.

Y este anhelo por una inmunización frente al coronavirus se está viendo correspondido por los grandes esfuerzos realizados por investigadores y laboratorios pues, apenas ocho meses después de su irrupción en nuestras vidas, ya los hay que incluso anuncian dispondrán de una vacuna para este mismo otoño. Eso, a pesar de que su desarrollo es un trabajo arduo que, por lo general, lleva años, décadas incluso. Pero la excepcional situación que vivimos ha acelerado su desarrollo de forma increíble y, según María Jesús Lamas, directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), a fecha del 3 de septiembre, había 234 candidatas, siete de las cuales se encuentran ya en fase 3; una en fase 2-3 y 39 en ensayo clínico (esto es, probándose ya en humanos).

Pero ojo, rápido no es lo mismo que de cualquier manera. «Lo que se aceleran son procedimientos como, por ejemplo, la búsqueda e inclusión de los voluntarios (que en circunstancias normales eso nos llevaría tres meses y ahora se hace en una semana), o de los procesos de evaluación, pues los comités actúan casi en tiempo real. Pero la gente tiene que tener muy claro que se van a cumplir los requisitos éticos y médicos necesarios de la misma manera que en cualquier otro medicamento», explica Alberto Borobia, coordinador de la Unidad Central de Investigación y Ensayos Clínicos del Hospital La Paz de Madrid, uno de los tres de nuestro país –junto con La Princesa, también de Madrid, y el Marqués de Valdecilla, de Santander–que probarán una de las vacunas candidatas, la de Janssen, en 150 personas de entre 18 y 65 años repartidas en dos grupos. El ensayo, en fase II, busca la pauta (número de veces que ha de inocularse) y las dosis más adecuadas para generar la inmunidad frente al virus. Las pruebas con esta vacuna comenzarán el próximo día 14 y durarán hasta el 22. «En ese plazo tendremos que vacunar a todos los voluntarios», continúa Borobia.

Otra forma de acortar los ensayos es «mediante la realización de lo que se llaman análisis intermedios (esto es, a mitad de fase), pues permite diseñar la siguiente fase sin haber terminado la que está en marcha, y eso es lo que está sucediendo. Se trata de un procedimiento también habitual que se hace en muchos casos. En este concreto, antes de finalizar la II, se elige la que se cree que va a ser la definitiva y con ella se empieza la III, cuyo objetivo es testar la eficacia en cuanto a evitar la infección», continúa.

Las más adelantadas

Como decíamos al principio, hay hasta 234 candidatas en fase de investigación actualmente. «Las que mejor pinta tienen son las que están en fases más avanzadas de ensayo y que han publicado datos. En este grupo se encontrarían las de Oxford, Moderna, Pfizer y la china de CanSino», asegura Amós García Rojas, presidente de la Sociedad Española de Vacunología (ver gráfico). Todas ellas se encontrarían en la fase III, la última del desarrollo y, de hecho, tal y como se ha anunciado, la de Oxford se podría empezar a distribuir este mismo año si los resultado finales concuerdan con los obtenidos en las previas.

Ahora bien, que sean las primeras no quiere decir que vayan a ser las más efectivas. De hecho, la relación entre ambas circunstancias es más bien a la inversa. Como cuenta Vicente Larraga, del Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas del CSIC, «ninguna de las que están más avanzadas han dicho el porcentaje de protección que tendrán, por lo tanto no se sabe, lo que no es muy esperanzador».

Así, añade que «de la de Oxford se dijo que “la protección era correcta” y de la de Moderna Fauci advirtió de que “no cabía esperar grandes protecciones”, por lo que está claro que ésta no van a ser del 90%. No hay que esperar que vaya a tener una protección muy elevada», apunta el experto, quien explica escéptico que «si no protege el 60% no se consideraba una buena vacuna. Y en estas no se sabe si se llegará».

Respecto a las diez españolas, aún se encuentran en fase preclínica (aún no se prueban en humanos), sin embargo, y como asegura el propio Larraga de la que está desarrollando su equipo en el CSIC «es esperanzadora»: «La hemos probado in vitro y hemos visto buena respuesta. Ahora lo vamos a hacer con animales, ratones humanizados; el día 10 nos llegan. Estaremos ensayando todo octubre y, a primeros de noviembre tendremos los resultados. Si fuera buena y protegiera a los animales presentaríamos la solicitud a la Aemps para que autorice el ensayo con humanos que podríamos empezar en enero. En septiembre de 2021 tendríamos las dosis para la campaña de otoño invierno». Plazos similares baraja la del equipo de Luis Enjuanes, y la del Hospital Clínic de Barcelona, Idibaps, que «en 15 días sabremos si la vacuna funciona en modelos animales. Si es así a finales de año, en noviembre o diciembre podríamos empezar a vacunar a personas en nuestro país», cuenta Felipe García Alcaide, quien está dirigiendo la investigación.

En cualquier caso, y en lo que coinciden todos los expertos consultados es en que «cuantas más vacunas mejor», como dice García Rojas. «No tenemos claro que todas actúen igual en toda la población. Tampoco que tengan la misma efectividad. Por eso hay que tener más de una posibilidad por razones de inmunogenicidad, seguridad, accesibilidad, escalabilidad y precio», asevera Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología. «Lo más seguro es que dentro de un año haya cuatro o cinco vacunas en el mercado. Su grado de protección no se sabe, pero sí que se podrán aplicar en el otoño/invierno 2021-22, y dos o tres con grados razonables de protección», concluye Larraga.