Canarias, de refugio anticovid a territorio negro de coronavirus

El archipiélago supera los 10.000 casos acumulados y amplía las restricciones en Gran Canaria y Lanzarote hasta el 26 de septiembre. El Gobierno canario pide responsabilidad ciudadana para salvar el turismo, que supone el 80% del empleo

La tortilla se ha dado la vuelta en Canarias de forma preocupante. La pandemia del coronavirus ha pasado de ser prácticamente insignificante durante los primeros meses a convertirse en un tsunami en esta segunda oleada. Las cifras son contundentes y las consecuencias también. De hecho, la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha informado este viernes de que las restricciones impuestas a Gran Canaria y Lanzarote por tener una incidencia acumulada de más de 100 casos por 100.000 habitantes en los últimos siete días, se amplían una semana más hasta el 26 de septiembre, mientras que las de El Hierro se mantienen hasta el 19 de septiembre.

En concreto, Canarias ha registrado este viernes 247 nuevos casos positivos por coronavirus que elevan la cifra total acumulada a 10.141, mientras que los casos activos se han quedado en 6.255 (+65), tras contabilizarse 182 altas. Además, la cifra de fallecidos se mantiene en 189 desde el miércoles, según recoge el balance de datos que cada día actualiza la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias. Hasta el momento en el archipiélago se han realizado 289.767 pruebas PCR con un índice de positivos del 4,3%.

De los casos actualmente activos, 54 personas ocupan una cama en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) --cuatro más que ayer--, 297 están hospitalizadas (-3) y el resto, 5.994 personas, está en aislamiento domiciliario, lo que sitúa al sistema sanitario canario en una posición preocupante, ya que las UCI de los hospitales, tanto públicos como privados, están al 45% de su capacidad.

La situación por islas

Por islas, Gran Canaria ha contabilizado este viernes 145 casos que llevan los acumulados a 5.728 y los activos a 4.392, de los que 3.638 se localizan en la capital, Las Palmas de Gran Canaria.

Le sigue Tenerife con 60 nuevos casos que suman 2.835 y 1.086 casos acumulados y activos, respectivamente, mientras que Lanzarote, con 23 nuevos casos, aumenta los acumulados hasta 920 y los activos a 579.

En Fuerteventura este viernes contabilizan 17 nuevos casos (los acumulados son 419 y los activos 134) y en La Palma, tres, que elevan los acumulados a 171 y los activos a 35.

El Hierro y La Gomera no han registrado casos este viernes y se mantienen con 45 acumulados y 17 activos, en el caso de la primera isla, y 23 y 12 en la segunda, respectivamente.

Salvar el turismo

Con este panorama, el Gobierno de Canarias ve peligrar su principal actividad económica, el turismo, cuya temporada alta es precisamente el otoño-invierno. Para evitar la debacle, el Gobierno canario va a pedir de forma directa a la población que le ayude a reducir cuanto antes la tasa de contagios de Covid-19 con una conducta responsable, que permita que el turismo salve la temporada de invierno, porque de él dependen ocho de cada 10 empleos en la islas. Lo hará a través de una campaña de concienciación que lanzará un comentario que muchos ciudadanos pueden haber oído durante este verano, “¡Qué bien estamos sin turismo!”, y en un anuncio de un minuto o en píldoras para internet le añade: ¿Seguro?

“Necesitamos taponar el sangrado”, ha reconocido este viernes la consejera del área, Yaiza Castillo, que ha subrayado que Canarias no tiene “ni a corto ni a medio plazo” alternativa a reactivar su turismo. “Y quien diga lo contrario, engaña”, ha añadido. Si se tiene en cuenta que el 80 % de los empleos de Canarias dependen de forma directa o inducida del turismo, las consecuencias pueden ser “terribles”, ha remarcado la titular del área.

Castillo ha recordado que Canarias comenzó julio con cifras mejores de lo esperado para los primeros pasos de la reactivación turística, apoyada en una de las tasas de contagios de covid-19 más bajas de Europa, que le permitió posicionarse como destino seguro. Pero los brotes de finales de julio y, sobre todo, de agosto ha arruinado esa situación y Canarias está ya entre los destinos a los que no se recomienda viajar, o de los que se exige cuarentena al regresar, en la mayoría de países emisores, empezando por el Reino Unido, Alemania y los países nórdicos, sus grandes clientes. Por ello, el objetivo es bajar el ratio de contagios a los 50 casos por 100.000 que requiere Alemania para retirar su veto y, después, a los 25 que exige el Reino Unido para dar el mismo paso. “Si no, todo el esfuerzo que hemos hecho todos no habrá servido de nada”, ha añadido la consejera.

Canarias piensa que, si se logra avanzar hacia esas cifras, tiene “una oportunidad de oro” para ser el único destino turístico en la órbita cercana a la Europa continental abierto este invierno y, si todo va bien, podrían recuperar el 60 % de su actividad en diciembre y hasta el 80 % en marzo de 2021. Si se cumple ese escenario “optimista”, Canarias aspira a terminar el año con cinco millones de turistas extranjeros (en 2019 tuvo 15 millones y la cuenta, hoy, está en tres millones), facturar en el sector 5.836 millones de euros (la tercera parte de lo habitual) y recaudar por impuestos de esa actividad 850 millones, (también la tercera parte de lo generado en 2019)