Los wearables pueden ser útiles en el control de la pandemia

Tu pulsera o reloj inteligente pueden hacer mucho por la salud pública. Según un estudio de la marca Fitbit y el Scripps Research Translational Institute (EE.UU), estos dispositivos tendrían una fiabilidad cercana al 80% para predecir si una persona, que previamente haya informado de los síntomas, tiene la Covid-19.

La tecnología que usan los wereables permite una monitorización constante de valores como la frecuencia cardiaca o las horas de sueño.

Los wearables son una de las tecnologías más usadas en el mundo. Su mercado ha crecido exponencialmente en los últimos años, alcanzando, en algunos países, una penetración de un tercio de la población. Es el caso de España, donde las últimas estimaciones sitúan en un 26% el porcentaje de usuarios de estos dispositivos. La monitorización continua de los datos de actividad y la medición de variables como la frecuencia cardiaca o las rutinas de sueño, son herramientas muy útiles para detectar cambios en el estado de salud de las personas que los usan, algo de gran utilidad en esta época de pandemia.

¿Y si el uso de estos dispositivos pudiera servir para mejorar los esfuerzos de salud pública para controlar el Covid-19? Eso es lo que se planteó un equipo de científicos del Scripps Research Translational Institute (Estados Unidos) examinando los datos de las primeras seis semanas del estudio DETECT, lanzado el 25 de marzo por la marca Fitbit, y que utiliza una aplicación móvil para recopilar datos de vigilancia inteligente y de seguimiento de actividades de los participantes que lo consienten, y también recoge sus síntomas autoinformados y los resultados de las pruebas de diagnóstico.

En un trabajo, publicado en la revista Nature Medicine, el equipo de investigación informa de que los dispositivos portátiles como Fitbit son capaces de identificar casos de Covid-19 mediante la evaluación de los cambios en el ritmo cardíaco, el sueño y los niveles de actividad y pueden identificar los casos con mayor éxito que mirando sólo los síntomas. Con los datos de la aplicación, los investigadores pueden ver cuándo los participantes se salen de su rango normal de sueño, nivel de actividad o ritmo cardíaco en reposo; las desviaciones de las normas individuales son un signo de enfermedad o infección viral.

Una precisión del 80%

El equipo revisó los datos de aquellos que informaron haber desarrollado síntomas, y se les hizo la prueba. Conocer los resultados de las pruebas les permitió señalar cambios específicos indicativos de Covid-19, en comparación con otras enfermedades. Para el estudio, el equipo usó datos de salud de prendas de vestir de ‘fitness’ y otros dispositivos para identificar, con una precisión de predicción de aproximadamente el 80%, si una persona (que previamente hubieran informado de los síntomas) podría tener la infección. “El modelo de predicción que se está desarrollando en DETECT podría ayudar, en un futuro cercano, a los servicios de salud pública a detectar tempranamente los puntos de infección por coronavirus. También puede alentar a las personas potencialmente infectadas a buscar inmediatamente pruebas de diagnóstico y, si es necesario, a ponerse en cuarentena para evitar la propagación del virus”, señalan los investigadores.