«Cada vez más pacientes se someten al alargamiento óseo para aumentar de estatura»

El Dr. José Lirola, cirujano ortopédico pediátrico integrado en el equipo de Orthopediátrica de Quirónsalud Sagrado Corazón, en Sevilla, explica en esta entrevista cuántos centímetros se pueden ganar, así como los últimos avances en su especialidad

Dr. José Lirola, cirujano ortopédico pediátrico integrado en el equipo de Orthopediátrica de Quirónsalud Sagrado Corazón, en Sevilla
Dr. José Lirola, cirujano ortopédico pediátrico integrado en el equipo de Orthopediátrica de Quirónsalud Sagrado Corazón, en Sevilla FOTO: ARCHIVO Archivo

Recientemente usted y su equipo han corregido una malformación compleja de rodilla mediante un sistema de planificación quirúrgica y un navegador de realidad aumentada y virtual. ¿En qué ha consistido, cómo ha sido el proceso y la operación?

La novedad destacable en este caso ha sido el uso de un navegador de realidad mixta intraoperatorio (desarrollado en España además por Planificación Quirúrgica S.L). Durante la operación, el cirujano lleva puestas unas gafas con las que ve el hueso real a través de la incisión de la piel, y superpuesto al real, el propio hueso de la paciente pero que sólo se ve al usar las gafas, que es el hueso aumentado. Este hueso se superpone al real y podemos verlo en toda su longitud, exactamente donde está el hueso verdadero y sin necesidad de abrir la piel. Además, la planificación previa tanto en modelo virtual como en el 3D permite realizar una navegación (conocimiento exacto de la posición tridimensional a tiempo real) tanto de los instrumentos de corte como de los fragmentos óseos. Todo esto hace que la precisión de la intervención sea extrema, principalmente cuando se trata de deformidades complejas.

En este caso la paciente tenía una deformidad tridimensional de fémur distal que le provocaba valgo (piernas con las rodillas juntas y tobillos separados), hiperextensión y rotación externa de rodilla derecha. ¿A qué se debía?

Esta deformidad se estableció durante el desarrollo esquelético de la paciente, empeorando durante la adolescencia y quedando definitivamente marcada al inicio de la madurez esquelética (sobre los 14-15 años). En este caso, y debido a la obesidad mórbida de la paciente, se produjo una artrosis precoz en el compartimento lateral de la rodilla que le impedía realizar sus actividades habituales, principalmente su trabajo de pastoreo en el campo y cualquier actividad deportiva. Necesitaba ayuda de muletas e incluso silla de ruedas para desplazamientos medios y largos por el dolor.

¿Qué opciones barajaron en este caso, o tenían claro desde el principio que necesitaba una osteotomía tridimensional de fémur distal?

La otra opción habría sido implantar una prótesis. Pero obviamente se contempló en primer lugar una cirugía de preservación articular. Además, lo ideal para “protetizar” una rodilla es que el eje de carga sea correcto y no tenga deformidades. En este caso, se ha normalizado el eje de carga, corregido la deformidad y, con total seguridad, retrasado el tiempo de poner una prótesis. No obstante, si hay que ponerla en el futuro la rodilla estará en mejores condiciones que previa a la operación.

¿Cuánto tiempo duró la cirugía aproximadamente?

El navegador disminuye el tiempo quirúrgico y la necesidad de usar rayos X. Pudimos emplear unos 90 minutos en total.

¿De qué modo ayuda la realidad aumentada durante este tipo de intervenciones?

Por hacer un símil, del mismo modo que ayuda un GPS a encontrar un destino en el que no hemos estado nunca. El navegador te permite conocer en tiempo real los milímetros de corte, la zona exacta deseada para realizarlo y la posición de los fragmentos óseos con un grado o un milímetro de precisión, apreciando toda la longitud de los huesos de la pierna sin tener que abrir al paciente nada más que lo justo para cortar el hueso real y colocar el implante de fijación. Hasta ahora, los traumatólogos hemos usado los rayos X, pero tienen la desventaja de que sólo se ve una zona del hueso, no entero; se ve en 2D y su radiación es ionizante (algo que el navegador no necesita).

¿Cuáles son las ventajas y los inconvenientes de esta técnica?

La mayor ventaja es el aumento de la precisión tridimensional a la hora de corregir las deformidades. Otra importante es la reducción de radiación que recibimos en quirófano. Como inconvenientes decir que se necesita formación en este tipo de tecnología, hay que introducir en quirófano una serie de cámaras y sensores que harán posible la navegación, y que se necesita de un TC previo (actualmente en desarrollo con resonancia magnética).

¿Cómo de frecuente es lo de valgo en nuestro país?

Aunque la deformidad en valgo es muy frecuente en la población general, suele ser de pocos grados y no es tan frecuente encontrar pacientes con valgo extremo asociado además a otros componentes de deformidad. La edad ideal para corregir el valgo de rodillas es en la adolescencia, ya que con una pequeña intervención que modula el crecimiento del hueso conseguimos corregir el eje de carga de los miembros. Es importante que si un niño de más de 10 años lo tiene sea valorado por un traumatólogo infantil.

Por cierto, también hacen alargamiento óseo para aumentar la estatura. Perdóneme pero pensaba que eso ya no se hacía. ¿Cómo de frecuente es?

Cada día es más frecuente, sin duda. El aumento de casos lo ha espoleado el desarrollo de implantes que permiten el alargamiento con el control de un dispositivo externo, es decir, que en una operación y por pequeñas incisiones se implanta un clavo que va alargando el hueso, y está controlado desde fuera por una máquina. Hace años usábamos más la fijación externa (que sigue estando vigente en determinados casos), pero no es un proceso fácil de llevar para el paciente principalmente, así que ahora con el desarrollo de los implantes intramedulares de alargamiento se ha avanzado mucho.

¿En qué casos les piden este aumento de estatura?

Consultan pacientes desde todo el mundo. Es curioso la de búsquedas y contactos que genera este procedimiento. El paciente tipo suele ser un varón, de mediana edad, con una talla inferior a 170 cm. No obstante, han consultado pacientes de todo tipo, la verdad.

¿A partir de qué edad se puede hacer? Y, ¿cuántos centímetros se pueden ganar?

Tenemos casos de alargamiento óseo en niños, lógicamente no por aumento de estatura sino por deformidades. Para el alargamiento estético, lo ideal es haber concluido el crecimiento natural de los miembros inferiores: en niñas a partir de los 14-15 y en niños de los 16-17. Hay que individualizar cada caso. En cuanto a la segunda pregunta, podemos alargar un hueso hasta ocho cm en cada intervención. Hay que tener en cuenta que no podemos alargar los miembros sin seguir unas proporciones corporales. Realmente se pueden alargar 15-20 cm o más, pero hay que distribuirlo entre fémures y tibias. Las secuelas seguras tras la intervención son las cicatrices en la piel por donde colocamos los implantes o hacemos el corte de los huesos. Se cierra con sutura intradérmica para que la cicatriz sea una pequeña línea en la piel pero siempre alguna queda. Complicaciones más importantes aunque muy poco frecuentes podrían ser la infección de los implantes, la falta de consolidación y formación de los huesos durante el alargamiento o alguna parálisis nerviosa por elongación durante el alargamiento (algo muy excepcional, ya que se hace al ritmo de entre 0,5 y 1 mm al día en función del hueso).