Calcular el riesgo de volver a sufrir un ictus ya es posible gracias a la Inteligencia Artificial

Uno de cada cuatro supervivientes de un accidente cerebrovascular tendrá otro, y hasta el 80% de ellos podría prevenirse con un tratamiento adecuado y un cambio de estilo de vida

Ictus
FOTO: José Maluenda

Se estima que uno de cada cuatro supervivientes de un ictus tendrá otro y, sin embargo, hasta el 80% podría prevenirse con los tratamientos adecuados y los cambios en el estilo de vida. La previsión, además, es que el número de personas que viven con accidente cerebrovascular aumentará en un 27% entre 2017 y 2047 en la Unión Europea, principalmente debido a un aumento en el número de personas mayores de 70 años.

Por todo ello, identificar los factores más importantes para prevenir la recurrencia del accidente cerebrovascular es fundamental. Y de eso es lo que ha intentado un estudio con Inteligencia Artificial (IA) realizado por científicos del Hospital Universitario Vall d’ Hebrón, de Barcelona, y que tiene el potencial de ayudar a prevenir muchos miles de accidentes cerebrovasculares al año en Europa, y al hacerlo prevenir muchas muertes y casos de discapacidad.

El estudio -que ha sido presentado en la Conferencia de la Organización Europea de Accidentes Cerebrovasculares (ESO, por sus siglas en inglés)- utilizó cálculos basados tanto en factores de riesgo no modificables, como la edad y el origen étnico, como en factores de riesgo y hábitos de estilo de vida modificables como el tabaquismo, el peso, la presión arterial y el colesterol, la dieta, la obesidad, los niveles de actividad física y el cumplimiento del tratamiento, así como factores socioeconómicos. Estos se pueden usar para hacer una predicción más precisa del riesgo de un individuo de tener una recurrencia del accidente cerebrovascular, dentro de los 3 meses, un año y más de un año, lo que ayuda a prevenir una recurrencia y mejorar la adherencia al tratamiento.

La investigación utilizó datos de 41.325 pacientes ingresados con un diagnóstico de accidente cerebrovascular en 88 hospitales públicos durante seis años, y los introdujo en un modelo basado en IA que fue capaz de proporcionar un riesgo individualizado de recurrencia del accidente cerebrovascular a los tres y 12 meses.

Factores de riesgo

“Pudimos usar la IA para predecir la recurrencia del accidente cerebrovascular a los 3 y 12 meses a nivel individual, y conocer este riesgo tiene valor clínico para los médicos y para los pacientes. Los factores de riesgo incluyeron presión arterial alta y colesterol elevado, fibrilación auricular o apnea del sueño. También determinamos y cuantificamos cuáles son los factores de riesgo más relevantes y cuáles de ellos puede modificar cada paciente en su estilo de vida”, asegura Giorgio Colangelo, gerente de Investigación de IA en el Instituto de Investigación del Hospital Universitario Vall d’ Hebrón (VHIR) y autor principal.

Marta Rubiera, neuróloga del Hospital Universitario Vall d’Hebrón y coordinadora del estudio, por su parte añadió que “esperamos que los datos se utilicen para crear una predicción mucho más personalizada de si los pacientes podrían tener otro accidente cerebrovascular, y cuándo, y que explicar el impacto de los factores de riesgo individuales, hará que los pacientes sean más propensos a cumplir con cualquier tratamiento prescrito o cambios en el estilo de vida sugeridos, reduciendo la probabilidad de tener otro accidente cerebrovascular”.

“La conciencia del paciente y el empoderamiento del autocuidado son cruciales para reducir los riesgos de accidente cerebrovascular recurrente. Este estudio ayudará a informar la personalización de una aplicación recientemente desarrollada, NORA y mejorará en gran medida la gestión de riesgos de los pacientes”, concluyó Marc Ribo, neurólogo intervencionista y director científico de Nora Health, que también participó en el estudio.