Los cinco graves problemas de salud que provoca dormir poco

No descansar lo suficiente puede repercutir de forma negativa en la vida de las personas

El descanso es una de las prioridades de las personas
El descanso es una de las prioridades de las personas FOTO: Dreamstime

Unas ocho horas al día. Esta es la recomendación histórica de cuanto debemos dormir aproximadamente los seres humanos cada día para poder descansar, aunque no siempre se cumple, llegando a provocar graves problemas de salud.

Ya sea por un imprevisto o cuidar de nuestros hijos, por ejemplo, en muchas ocasiones no se puede descansar lo recomendado. Algunas personas, incluso, llegan a acostumbrarse a este déficit de sueño que los especialistas tratan de evitar.

Aunque es cierto que en los últimos años diferentes estudios han puesto el foco en que el sueño perfecto se trataría de una horquilla de entre 7 y 9 horas, las recomendación sigue vigente hoy en día.

Esta nueva directriz se basa también en el cansancio que acumulemos. Los deportistas, por ejemplo, suelen tener recomendaciones más elevadas para que su descanso sea mejor y más efectivo.

Así las cosas, el sueño y el buen descanso son fundamentales para poder tener una vida saludable. Muchos especialistas, además, lo sitúan como uno de los tres pilares de salud junto a la alimentación y el deporte.

No todas las edades tienen las mismas recomendaciones. En el caso de los niños, por ejemplo, el sueño debe ser más elevado que el de los adultos debido a que este ayuda al crecimiento y desarrollo de los más jóvenes.

Cantidad y calidad de sueño

Aunque existan este tipo de recomendaciones acerca de la cantidad, también hay directrices sobre la calidad del descanso que, en ocasiones, prevalecen a la primera.

Aunque cumplir con directrices que los especilistas recomiendan en cuanto a las horas mínimas, muchas investigaciones han hecho énfasis en que durante el sueño, la calidad de este también sea buena.

Ventilar la habitación con una temperatura agradable y dejar mínimo dos horas antes de ir a dormir las pantallas son dos de las más utilizadas. Todo aquello que pueda lastrar el descanso y la calidad de este tendrá que ser evitado para que no existan problemas derivados.

Si esto no se tiene en cuenta pueden ocurrir una serie de inconvenientes que, acumulados a otros provoquen grandes trastornos en nuestro organismo. De hecho, la falta y mala calidad de sueño es uno de los problemas más comunes en la sociedad actual.

Los cinco problemas de salud derivados

Aunque días señalados o momentos puntuales en nuestras vidas podamos prescindir de la calidad y la cantidad de sueño, los males ocurren cuando esto se produce de forma reiterada.

La falta de sueño prolongada tiene unos efectos a largo plazo que dificultan una vida saludable donde destacan los siguiente:

  • Ataques al corazón: la falta de sueño a lo largo de un periodo puede comportar un aumento de la presión arterial que, junto a niveles más altos de sustancias químicas relacionadas con la inflamación puedan provocar un ataque al corazón y la muerte.
  • Falta de apetito sexual: distintos especialistas afirman que ambos sexos pueden presentar un menor interés ante la falta de sueño. En los hombre, además, esta baja la testosterona provocado que el apetito sexual disminuya.
  • Tendencia a engordar: varios estudios han relacionado la falta de sueño con distintas hormonas que se activan y reclaman alimentos menos saludables. Así, nuestro cuerpo reclama comidas menos saciares y con altos niveles calóricos que pueden hacer aumentar nuestro peso exponencialmente.
  • Trastornos psicológicos: la falta de sueño a largo plazo puede provocar algunas alteraciones psiquiátricas como la confusión o, incluso, la esquizofrenia. Las paranoias o alucinaciones también son habituales si se produce lleva esta práctica al extremo.
  • Caída del pelo: la falta de sueño aumenta los niveles de estrés, algo estrechamente relacionado con la caída del cabello. Una disciplina de sueño sana puede aliviar, además, ciertas tendencias sobretodo en los varones.