Sociedad

¿Cuánto riesgo hay de doble contagio entre gripe y Covid-19?

La presencia del virus de la influenza se ha disparado en las últimas semanas y la infección simultánea con el SARS-CoV-2 multiplica el riesgo de complicaciones

En las últimas semanas la influenza ha desbancado al SARS-CoV-2, sobre todo entre los menores
En las últimas semanas la influenza ha desbancado al SARS-CoV-2, sobre todo entre los menores FOTO: Sandra R. Poveda Sandra R. Poveda

El lobo era muy fiero, pero no ha llegado a enseñar sus garras. En pleno invierno y con la sexta ola de la pandemia más inclinada que nunca, el miedo a lo que en su día se bautizó a nivel internacional como flurona, es decir, la infección simultánea del virus de la influenza o gripe común –flu en inglés– y del SARS-CoV-2 –corona–, se ha quedado en una mera anécdota en nuestro país, ya que España apenas ha registrado casos de doble contagio en un mismo paciente.

A pesar de eso, lo cierto es que flurona existir, existe, y ahora mismo estamos en el momento de mayor exposición a ese peligro, ya que, después de un invierno muy suave, la gripe ha irrumpido con fuerza en estas últimas semanas y nos encontramos ante el mayor pico de incidencia del año en nuestro país, tal y como muestra el último informe de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica al cierre de esta edición. Sin embargo, «no hay datos claros de cuántas personas han sufrido un contagio simultáneo. Lo que sí es cierto es que ahora que hay más virus de la influenza, existen más casos de coinfección», asegura Concepción Gimeno, expresidenta de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), quien avanza que «la previsión es que, en tres o cuatro semanas, cuando se espera que descenderá la gripe, se habrá acabado con esas infecciones mixtas».

Casos muy puntuales

El panorama que atisban los especialistas en su día a día es bastante menos tenebroso de lo que en su momento se sospechó: «Estas últimas semanas sí vemos menos casos de coronavirus y cada vez más de gripe, porque se está produciendo un aumento de los contagios. Por protocolo y de forma rutinaria realizamos un panel de virus a los pacientes y la tendencia es que la influenza está ganando terreno, pero la infección simultánea es muy poco habitual. En nuestro hospital, personalmente, no hemos tenido ninguna», explica Pascual Pilera, jefe de Urgencias del Hospital Reina Sofía de Córdoba y portavoz de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes).

Esta percepción es similar a la que relata Rosario Menéndez, neumóloga y directora del programa de investigación en infecciones respiratorias de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ): «Apenas se están reportando casos de lo que se conoce como flurona. De hecho, prácticamente no los vemos, aunque desde luego sabemos que se producen, pero lo cierto es que esto ocurre de forma muy puntual y casi anecdótica». Y algo semejante ocurre, también, si ponemos el foco en los niños. En este grupo de población, a pesar de que la gripe y el virus respiratorio sincitial (VRS) –causante de la bronquiolitis, entre otras patologías– están desbocados estos últimos días, tal y como muestra el gráfico complementario. Sin embargo, «aunque los niños más pequeños no están vacunados frente a la gripe ni frente a la Covid-19, tampoco se ha producido la infección simultánea de ambas de forma llamativa. Todo lo contrario, pues según nuestros registros, de 1.800 muestras tomadas, hemos observado 64 coinfecciones de SARS-CoV-2 con cualquier otro virus y tan solo un caso registrado de doble contagio de Covid-19 y gripe», detalla Alfredo Tagarro, coordinador del grupo de trabajo de Infecciones Respiratorias de la Sociedad Española de Infectología Pediátrica (SEIP).

Con estas evidencias sobre la mesa, lo peor de la gripe está por venir, pero parece que en ningún caso la temida flurona será un problema para la salud y para el sistema sanitario nacional. «La experiencia nos dice que el pico de la influenza está por llegar en estos días, pero creemos que no alcanzaremos datos de la época prepandemia y, por lo tanto, no hay ningún riesgo de colapso sanitario, que es lo que suele ser muy preocupante», se atreve a avanzar Pilera.

Esta misma opinión también la refrenda Ángela Domínguez, coordinadora del grupo de trabajo sobre vacunación de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), quien hace hincapié en que «el nivel de inmunidad que se ha logrado en nuestro país es tan alto, gracias al elevado porcentaje de inoculación de vacunas de la Covid-19 y de la gripe, que, en caso de producirse una doble infección por SARS-CoV-2 y la influenza, los síntomas pueden ser muy leves, por lo que no llega a tener una trascendencia clínica reseñable».

Mayor riesgo de muerte

Las últimas investigaciones científicas confirman que sufrir Covid-19 y gripe a la vez dispara el riesgo de enfermar gravemente, hasta el punto de que aumenta la mortalidad, tal y como confirmó la semana pasada un trabajo publicado en la prestigiosa revista «The Lancet» y realizada por científicos del Imperial College London, la Universidad de Edimburgo y la Universidad de Liverpool.

En concreto, «los pacientes con coinfección de SARS-CoV-2 y gripe tienen cuatro veces más probabilidades de requerir soporte de ventilación y 2,4 veces más riesgo de morir que si solo tuvieran Covid-19, lo que demuestran la necesidad de realizar más pruebas de gripe a los pacientes que ingresan en el hospital por coronavirus, así como la importancia de la vacunación completa contra ambas enfermedades», aseguran los investigadores. Esto tiene sentido, sobre todo, «en personas vulnerables, con patologías previas, polimedicadas y con un sistema inmune más debilitado», explica Menéndez. Sin embargo, en la práctica clínica, y al menos en nuestro país, parece que la aparición de casos de flurona no ha supuesto grandes problemas. «Se ha quedado más en una hipotética amenaza, que sabemos que existe, que en una realidad», reconoce el portavoz de Semes.

Lo más peligroso que se están encontrando ahora los especialistas es «la asociación entre el SARS-CoV-2 y alguna otra bacteria, lo que da lugar a neumonías más graves o complicadas que requieren ingresos o un seguimiento más pormenorizado», añade la neumóloga, quien recuerda que «esto no es algo extraño, pues los virus dañan el epitelio de las vías respiratorias y eso facilita la aparición de otras infecciones bacterianas o de otros microorganismos».

Epidemia de gripe

Durante el pasado invierno la gripe apenas hizo acto de presencia y la explicación no es otra que el dominio descarado del SARS-CoV-2 en plena sexta ola. Pero mientras el coronavirus ha ido diluyéndose, la influenza ha cogido fuerza y también el denominado virus de la gripe ANS no suptipado, hasta el punto de que, según el último informe publicado por el Instituto de Salud Carlos III al cierre de esta edición, la tasa de positividad de la gripe en muestras centinela de atención primaria durante la última semana fue del 38,5%, «muy por encima del umbral epidémico establecido en el 10%», confirma Gimeno. «Esto probablemente puede explicarse por dos motivos: por un lado, porque los virus que ocasionan las infecciones respiratorias conviven entre ellos, pero siempre dejando la hegemonía a uno; y por otro porque las medidas de prevención como la higiene de manos y el uso de las mascarillas se ha relajado, lo que hace que la gripe se transmita más», apunta la portavoz de la SEE. Por ello, «con el aumento de la circulación del virus de la influenza, los médicos deben considerar el tratamiento antiviral temprano de los pacientes en grupos de riesgo con infección por gripe para prevenir resultados graves», recomienda Gimeno.

La mayor transmisión de gripe se está produciendo, precisamente, entre los más pequeños, con picos de contagio muy altos, «pero que no resultan preocupantes, porque sabemos que no causan enfermedad grave en la gran mayoría de los niños. De hecho, nos inquietan mucho más otros virus respiratorios como el causante de la bronquiolitis», asegura Tagarro, quien insiste en que, «en cualquier caso, no vamos a llegar a picos de gripe tan elevados como en épocas de prepandemia, porque las mascarillas y las precauciones de la covid funcionan muy bien frente a este tipo de contagios».

Claves de flurona

►Por flurona se entiende, coloquialmente, el doble contagio de SARS-CoV-2 y virus de la influenza o gripe común. Sin embargo, técnicamente este término «correspondería a la aparición de un virus recombinante entre gripe y coronavirus, cosa que sabemos que no ha sucedido ni es probable que ocurra, dadas las características diferenciales de ambos», explica Concepción Gimeno, portavoz de la Seimc, quien hace hincapié en que, «en el supuesto remoto de que ambos virus infectasen a la misma célula, resulta casi imposible que se produzcan combinaciones de sus genomas que puedan dar lugar a un virus viable con características híbridas».

►La atención que suscita esta coinfección vírica se debe más al hecho de que son virus con potencial pandémico demostrado y porque ambos pueden producir saturación del sistema sanitario por separado que por la peligrosidad de su posible fusión.

►Lo que sucede en el organismo cuando SARS-CoV-2 e influenza conviven a la vez es que «se produce la replicación de los virus en las células del aparato respiratorio, sin interferencia en la replicación y con respuesta de anticuerpos frente a cada virus por separado», explica Gimeno.