El 68,5% de quienes que acuden a los centros de mayores sienten soledad

El programa de Personas Mayores de la Fundación «la Caixa» ha coordinado un estudio en el que se analiza la soledad, tanto en sus características sociales como en aquellas emocionales

Los recursos personales son claves a la hora de hacer frente a la soledad y el aislamiento
Los recursos personales son claves a la hora de hacer frente a la soledad y el aislamientola razon

El sentimiento de soledad es altamente frecuente entre las personas mayores. De hecho, según  el estudio  «La soledad entre las personas mayores: prevalencia, características y estrategias de afrontamiento», coordinado por doctor Javier Yanguas, director científico del programa de Personas Mayores de la Fundación «la Caixa», un 68,5% de las personas que acuden a los centros de mayores sienten soledad, en un 53,7% de los casos se trata de soledad moderada, mientras que en el 10,3% es soledad grave y en el 4,5%, muy grave

En cuanto a lo que se refiere a las características de esta soledad, el informe señala que la social,  que se refiere a la falta de relaciones de apoyo, está algo más presente que la emocional, que se basa en sentimientos de abandono, vacío y ausencia de personas queridas, aunque a medida que la persona se hace mayor, la soledad emocional va ganando terreno.  Y pese a que  ésta afecta de forma muy similar a hombres (66,2%) y mujeres (69,4%) lo cierto es que  en el caso de los hombres, esa soledad está vinculada a la ausencia de personas con las que relacionarse y, más concretamente, a un déficit de relaciones de confianza, mientras que en las mujeres,  a esos mismos aspectos relacionales se suman también sentimientos de vacío y abandono,  lo que da lugar a una soledad  más compleja. 

La soledad está también condicionada por el nivel educativo de las personas, ya que tal y como refiere el estudio, a menor nivel educativo mayor es la soledad emocional, pero también por el estado civil, puesto que los casados son los que menos soledad experimentan mientras que las personas viudas informan de una mayor soledad, con diferencias en torno al 10%. 

Pese a ello, según pone de relieve el estudio, cerca del 65% de las personas que asisten a los centros de mayores dicen estar satisfechas con su vida y aseguran tener una vida con sentido y significado, mientras que un 33,8% manifiesta lo contrario. Y dado que existe una correlación inversa entre la satisfacción vital y una vida con sentido y la soledad, el trabajar el desarrollo personal en la vejez puede mejorar la vivencia de la sociedad.

Así pues, los recursos personales son claves a la hora de hacer frente a la soledad y el aislamiento y, tal y como apunta el informe, quienes menor soledad sufren son aquellas personas con una visión más positiva y proactiva de la vida y en el extremo opuesto se encontrarían  quienes optan por un actitud  pasiva, algo que se ha visto confirmado durante el confinamiento. Por todo ello,  es clave que todas las intervenciones dirigidas a reducir las situaciones de soledad entre las personas mayores tengan como pilar el empoderarlas y capacitarlas. 

En este contexto, la directora del programa de Personas Mayores de la Fundación Bancaria «la Caixa», Cristina Segura, señala que «la situación actual ha puesto de manifiesto hasta qué punto la soledad es una realidad extendida y compleja, que nos interpela a todos como sociedad. Es por ello que nuestra entidad dedica grandes esfuerzos a que las personas mayores dispongan de las herramientas necesarias para vivir una vida plena, con sentido y significado».