Los colegios solo cerrarán si hay muchos contagios

Sanidad diseña un protocolo que establece que clausurar un centro «será el último recurso». Alumnos y profesores vulnerables irán a clase «extremando las medidas preventivas» y los docentes llevarán Epis ante casos sospechosos

¿Qué se debe hacer si en un centro educativo hay casos sospechosos de covid? El Ministerio de Sanidad ha tratado de despejar esta incógnita en la guía de actuación que ha diseñado y que será presentada hoy a las comunidades autónomas. Una guía que ya avanza que «estará en continua revisión y será modificada si la situación epidemiológica lo requiere».

De momento, introduce el documento asegurando que la transmisión del virus entre niños y jóvenes «es limitada», según algunos estudios, y que el cierre de los centros educativos como medida de control «es poco efectivo y tiene un impacto negativo a nivel de desarrollo y educación de la población en etapa de aprendizaje». Se podrá cerrar una o varias aulas, si hay casos. El cierre del centro, será «el último recurso». Sólo se contempla esta posibilidad «si la trasmisión del virus no está controlada», dice el documento al que ha tenido acceso LA RAZÓN.

Nadie que tenga síntomas debe acudir al colegio, pero si se detectan cuando el niño está en clase, se contactará de inmediato con el coordinador Covid-19 del colegio. Se colocará al niño una mascarilla, se llevará a un espacio separado con ventilación, con papelera de pedal con bolsa donde tirar pañuelos y mascarillas y se llamará a su familia. Si el niño no la lleva (porque es de la etapa de Infantil), quien le acompañe deberá ir provisto de bata desechable, mascarilla FFP2 y pantalla facial.

La familia del alumno será quien contacte con el centro de salud de referencia. Tanto si el afectado es un profesor como un alumno, el sospechoso deberá permanecer aislado en su domicilio hasta que tenga el resultado del test. Después, Salud Pública contactará con el colegio para realizar una evaluación de riesgo. Si se confirma el contagio, se hará una clasificación y seguimiento de los contactos según haya estipulado cada comunidad autónoma. Contactos estrechos se considerarán: los alumnos de la «clase burbuja» y, si no es el caso, como podría ocurrir en Secundaria, aquellas personas con las que existe más relación.

Las autoridades sanitarias harán un seguimiento activo de los contactos mientras el afectado guarda cuarentena. De hecho, se dará información a la familia sobre cómo hacerla.

¿Y qué pasa con los alumnos diabéticos, con enfermedades pulmonares crónicas, cáncer, inmunodepresivos, con hipertensión arterial? «Podrán acudir al centro siempre que su condición clínica esté controlada y lo permita, y manteniendo las medidas de protección de forma rigurosa, salvo indicación médica de no asistir». ¿Y en el caso de los profesores en las mismas circunstancias vulnerables? «Deberán informar a los equipos directivos de su condición, justificada por el Servicio de Prevención de personal docente, evitarán la atención de caso sospechosos y extremarán las medidas preventivas recomendadas».

Se considerará que hay un brote en un colegio «cualquier agrupación de dos o más casos con infección activa». Y se prevén tres posibles escenarios de contagio: brotes controlados o esporádicos, complejos y no controlados. En función de ellos, las autoridades sanitarias autonómicas escalarán medidas y valorarán, en última instancia, el cierre temporal del centro.

El coordinador Covid-19 es la nueva figura que tendrán los colegios este año. Su función será «la comunicación y coordinación con los servicios sanitarios y de salud pública. El Ministerio no determina quién debe ser la persona que ocupe ese puesto, aunque los sindicatos educativos ya han pedido que sea la figura de la enfermera escolar.

El protocolo recomienda que haya una comunicación fluida entre los servicios de salud pública, el centro educativo y las familias y Sanidad ha diseñado un formulario tipo con el que comunicar al colegio los casos y recomendaciones a seguir y otro dirigido a las familias.

Además, se establece otro modelo de ficha informativa que podrá enviar el colegio a Salud Pública en la que se recogen datos del coordinador Covid, nombre del caso confirmado, teléfono, dirección, teléfono, número de contactos, la clase a la que va el alumno, el número de estudiantes que tiene el aula, si hace actividades extraescolares, si el niño utiliza el servicio de ruta escolar, si va a comedor y en qué turno y si ha asistido al centro en los dos días previos a la detección del caso.

Asimismo, será necesario enviar un listado de compañeros de la misma clase con su número de teléfono y de profesores indicando si han asistido al centro en los dos días previos a la detección del caso, así como de algún otro contacto del que se tenga constancia fuera del aula.