Las aglomeraciones del “Black Friday” amenazan la Navidad

El alumbrado navideño y los descuentos congregaron a miles de personas en las principales ciudades, sobre todo en Madrid y Málaga

Compras de Navidad en el centro de Madrid durante la segunda ola de pandemia
Compras de Navidad en el centro de Madrid durante la segunda ola de pandemiaGonzalo Pérez MataLa Razón

El «Black Friday» y el encendido de las luces de Navidad, unido a una situación epidemiológica más favorable, ha provocado que miles de personas se hayan echado a las calles durante este fin de semana, provocando incluso aglomeraciones en Madrid y Málaga. La estampa que se vio en las calles más comerciales de la capital era muy similar a la de cualquier año sin pandemia: gente entrando y saliendo de las tiendas, aprovechando los descuentos del «Black Friday», colas en algunas de ellas para conseguir el «chollo», familias paseando por el centro para disfrutar del alumbrado navideño de este año, terrazas repletas... Pese a que el Ayuntamiento de Madrid activó el viernes un dispositivo especial precisamente para evitar aglomeraciones, lo cierto es en algunos tramos de Gran Vía y Preciados no pudieron evitarse. El propio alcalde de la ciudad, José Luis Martínez Almedida, pidió el sábado a los ciudadanos que disfrutasen pero «con la guardia alta y cumpliendo las normas». «Disfrutemos de la ciudad, disfrutemos de las luces de Navidad, disfrutemos del tiempo que vivimos prenavideño, pero sobre todo mantengamos todas las precauciones», declaró Almeida, que puntualizó que «respetando las distancias y al aire libre no debería haber problemas» y que, en caso de que se produzca el mínimo riesgo, el Ayuntamiento activará medidas imprescindibles. El protocolo del Ayutamiento para estas Navidades prevé realizar controles de aforo, cortes de tráfico puntuales y reforzar la vigilancia hasta el 7 de enero. Para ello, la Policía Municipal ha incrementado su presencia en el entorno de la Puerta del Sol, Gran Vía y la Plaza Mayor, donde diariamente estarán entre 75 y 100 agentes, también en las calles de Preciados, Carmen y Mayor.

Pero no solo se han vosto imágenes preocupantes en Madrid. En Barcelona, sus vecinos tampoco tuvieron reparos en salir de compras y en hacer horas de cola para aprovechar los descuentos comerciales. Estas colas también se explican por la reducción de aforo del 30% que sigue estan vigente en los establecimientos de la Ciudad Condal. Las principales vías comerciales como Portal de l’Àngel o el Paseo de Gràcia, estaban a rebosar y, aunque supone una buena noticia para la reactivación de la economía, también un enorme riesgo de incremento de la transmisión a las puertas de la Navidad.

Escenas parecidas se vieron en Málaga. Las recomendaciones sanitarias y las restricciones para frenar la pandemia del coronavirus no impidieron que el viernes cientos de personas se agolparan en la calle Larios para ver el encendido de las luces. De poco sirvió que el Ayuntamiento mantuviese en secreto la hora del encendido y se abstuviesen de hacer una inauguración oficial, ya que la arteria comercial de la ciudad se llenó de viandantes este viernes coincidiendo además con el Black Friday. No obstante, la concejala de Fiestas, Teresa Porras, negó en declaraciones a la «Cadena Ser» que hubiera producido aglomeraciones: «Había más gente que cualquier día normal, pero aglomeraciones como años anteriores en absoluto». Las imágenes de la calle, completamente abarrotada, causaron gran indignación en las redes sociales, donde muchos usuarios criticaron la contradicción por las restricciones que se prevé que haya en Navidad con las calles llenas de gente.

En Córdoba y Valladolid,ya se lo temían cuando ambos Ayuntamientos presentaron la pasada semana los detalles de su iluminación navideña omitiendo la fecha exacta de su inauguración «para evitar las aglomeraciones de otras ciudades».

En lugares como Castilla y León, donde los centros comerciales siguen cerrados, la asistencia masiva de gente a la zona comercial fue aún si cabe, superior aprovechando los descuentos.