Salud

Los geriatras, sobre los test de autodiagnóstico: “No deben utilizarse para las reuniones familiares”

Piden mantener puesta la mascarilla el mayor tiempo posible durante comidas y cenas, y evitar besos y abrazos

Un hombre se realiza la prueba rápida del COVID-19 en su domicilio. El test se puede comprar a través de internet, el precio ronda los 90 euros y el resultado de la prueba se sabe a los pocos minutos.
Un hombre se realiza la prueba rápida del COVID-19 en su domicilio. El test se puede comprar a través de internet, el precio ronda los 90 euros y el resultado de la prueba se sabe a los pocos minutos.Luca PiergiovanniEFE

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) ha efectuado un conjunto de recomendaciones para minimizar el posible impacto de la Covid por el efecto de las celebraciones navideñas. En un documento, se muestra contraria al aislamiento de los mayores por tener consecuencias graves en las personas mayores tanto a nivel psicológico como físico. Sin embargo, recuerda que las reuniones familiares y el aumento de las visitas a las residencias aumentan el riesgo de la Covid, algo que puede ser fatal en las personas mayores. “Por ello, es necesario encontrar un equilibrio que favorezca los beneficios del contacto familiar, especialmente en estas fechas navideñas, pero de forma segura”. La SEGG recomienda el uso de la tecnología para favorecer la comunicación frecuente con los mayores, y apunta que “se debe favorecer en cualquier entorno o circunstancia”.

En los encuentros familiares, propone “no superar nunca el número máximo de personas recomendado por las autoridades sanitarias, reunirse en lugares con buena ventilación y situar a las personas mayores en las áreas más ventiladas, pero a una temperatura adecuada”. Para la localización de la mesa, aboga por sentar frente y junto al mayor a alguno de sus convivientes o allegados, si los hay, siempre que se conozca que tienen anticuerpos frente a la Covid. También pide a todos los miembros de la reunión familiar “permanecer el máximo tiempo posible con la mascarilla puesta dentro de la casa, retirándola sólo para comer y volviendo a colocársela para la sobremesa”. Los geriatras subrayan que hay que servir los alimentos en cada plato de forma individual, evitando bandejas comunes y platos a compartir y evitar besos y abrazos. En las visitas a residencias, recomienda que sólo sean protagonizadas por una o dos personas como máximo, por cada residente, y acompañarse de un paseo por el exterior si el tiempo lo permite.

En las situaciones de final de vida debe permitirse el acompañamiento permanente por una persona, administrando las medidas de protección necesarias”. En este punto, subrayan que la salida del mayor de la residencia para celebrar reuniones familiares o pasar unos días de vacaciones es una de las acciones que más riesgo conlleva, tanto para la persona que sale como para el resto de los residentes tras la vuelta al centro. “No existe en estos momentos un protocolo con base científica suficiente que permita una recomendación única, lo que explica que existan diferencias entre las recomendaciones de las diferentes comunidades autónomas.

La salida se debe evitar si la persona mayor presenta sintomatología o ha tenido un contacto estrecho reciente con una persona afectada de Covid”. La SEGG subraya que “los test de detección rápida de anticuerpos para el autodiagnóstico tienen falsos positivos y falsos negativos, que no son fáciles de interpretar. No se recomiendan, por tanto, para cambiar la conducta respecto a las salidas de residencias o reuniones familiares”. También exponen su opinión sobre los test de antígenos: “son útiles para el diagnóstico en personas con síntomas. Aunque un test positivo en personas con síntomas confirma la infección, un test negativo no la descarta. Por tanto, estos test no se recomiendan como primera opción, deberían utilizarse en personas asintomáticas para tomar decisiones de salidas o entradas asumiendo que si son negativos no hay riesgo de contagio”.