¿Qué hará cada comunidad autónoma en Semana Santa? Desescalada sí, pero “sin bandazos ni locuras”

Canarias y Baleares permiten viajeros. Madrid y Extremadura prevén mantener la apertura. Andalucía, Galicia, Cataluña y Aragón tomarán una decisión según los datos del momento

Un pasajero con maleta consulta el móvil en la terminal T4 del Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez,
Un pasajero con maleta consulta el móvil en la terminal T4 del Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez,Eduardo Parra Europa Press

El Ministerio de Sanidad anunció la semana pasada un plan de recomendaciones de cara a la Semana Santa. El objetivo es consesuar con las comunidades “qué se puede hacer y qué no”, según dijo la ministra Carolina Darias, para evitar el desastre de las Navidades. Ahora que España ha salido del umbral de máximo riesgo y la incidencia a 15 días ha bajado a los 168 casos por cada 100.000, los gobiernos autonómicos están desescalando sus restricciones. No obstante, pocas están por la labor de abrir sus puertas a ciudadanos de otras regiones de cara al periodo vacacional. A la espera del plan de Sanidad, esto es lo que planean las comunidades de cara a Semana Santa.

Andalucía

Que nadie espere «ni bandazos ni locuras» en la desescalada de las medidas y restricciones contra el coronavirus en Andalucía. Es la advertencia que ha hecho el consejero de la Presidencia y portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, esta mañana en su intervención. Por eso el gobierno andaluz esperará más adelante a tomar una decisión de cara a Semana Santa según los datos epidemiológicos de ese momento. El lunes, el consejero de Salud, Jesús Aguirre, manifestó que la apertura en las próximas vacaciones (de actividades y movilidad en materia de prevenciones frente a la pandemia de coronavirus) “sea posiblemente menor de la que se piensa”, ya que la epidemia evoluciona hacia una “meseta plana”, pero con “cifras muy altas en hospitalizaciones y UCI”.

Aragón

Aragón no descarta el cierre perimetral durante la Semana Santa, pero el gobierno de Javier Lambán prefiere esperar a ver la evolución de la curva de contagios para tomar una decisión.

Asturias

Asturias es una de las comunidades más conservadoras. Su presidente, el socialista Adrián Barbón, es partidario de mantener el cierre perimetral en Semana Santa aunque la curva siga en descenso. “Asturias tiene el propósito de mantener el cierre perimetral mientras dure el estado de alarma. Y hay que pinchar el globo de si vamos a vivir la Semana Santa como la Navidad. Si queremos descender a niveles objetivos de seguridad pública hay que sacrificar la Semana Santa”, ha argumentado.

Baleares

La presidenta Francina Armengol tiene la vista puesta en verano y su objetivo noe s tanto salvar la Semana Santa, sino la temporada turística estival. Por eso, aunque no se plantea cerrar fronteras, exigirirá también PCR negativa a los españoles de zonas con altas incidencias. Los ciudadanos procedentes de las comunidades autónomas que tengan una incidencia acumulada a 14 días superior a los 100 casos por cada 100.000 habitantes deberán presentar una PCR negativa para viajar a las islas. En consecuencia, en estos momentos solo quedan exentos de presentar la prueba los pasajeros de Extremadura (56 casos por cada 100.000 habitantes), Murcia (98) y La Rioja (82). La obligación de presentar una PCR negativa para entrar en las islas afectaba hasta ahora a las comunidades autónomas con una incidencia acumulada superior a 150 casos.

Canarias

Es uno de los destinos favoritos de Semana Santa, sobre todo entre los turistas europeos. Mantendrá abiertas las fronteras, pero prorrogará hasta después de Semana Santa el control entre turistas españoles, a los que también exigirá una PCR negativa.

Cantabria

Miguel Ángel Revilla se ha mostrado partidario este martes de abrir las comunidades autónomas en Semana Santa si la incidencia acumulada es de 50 casos por cada 100.000 habitantes. “Con esa tasa, la situación sería muy controlable porque se podría hacer un seguimiento muy firme de los contactos”, ha argumentado el presidente de Cantabria, quien, así todo, ha hecho hincapié en que la competencia es de Sanidad.

Castilla-la Mancha

El consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, ha afirmado que “parece que el ministerio” se inclina por recomendar el mantenimiento de los cierres perimetrales durante la Semana Santa y también ha apoyado la medida: “Nos gusta, nos sentimos cómodos. Nos ha ido muy bien cuando las medidas son de carácter nacional y cuando todo el mundo toma medidas muy parecidas”.

Castilla y León

La postura del Ejecutivo autonómico pretende evitar agravios como el de Navidad, escenario en el que la relajación de las medidas supuso el inicio de una nueva oleada de Covid. «Las vacaciones producen movilidad y la movilidad el crecimiento de los contagios», apuntó el vicepresidente Francisco Igea. Un cierre que torpedearía el turismo, uno de los sectores más afectados hasta ahora, junto al hostelero. Por eso, adelantó hace ya unos días que mantendría el cierre perimetral. «En Semana Santa hay que hacer como si no hubiera Semana Santa», aseveró.

Cataluña

La Generalitat ya ha avanzado que irá por su cuenta y que no buscará el consenso en el Consejo Interterritorial. La portavoz de la Generalitat, Meritxell Budó, ha dicho este martes que el Ejecutivo catalán está “comenzando a trabajar” para poder “planificar” o elaborar un “calendario” sobre las restricciones que estarán en vigor durante la Semana Santa, con el fin de dar ya algunas certezas a la hostelería y a la restauración. Budó ha apuntado que el Govern no tiene ninguna decisión tomada al respecto, al tiempo que ha aseverado que se decidirá si se relajan o no medidas en función de la evolución epidemiológica.

Comunidad Valenciana

Ximo Puig quiere que el Gobierno restringa los viajes entre comunidades. El dirigente socialista aboga por un cierre perimetral de las comunidades con el argumento de que los desplazamientos dentro de España con motivo de las fiestas de Semana Santa podrían hacer «perder la trazabilidad» de los contagios y propiciar una situación similar a la que se produjo tras las fiestas de Navidad.

Extremadura

A la espera de la confirmación oficial, se prevé que la Junta de Extremadura mantenga abierta la comunidad durante la Semana Santa. Eso sí, el gobierno autonómico quiere que se diseñe un plan único para toda España

Galicia

El ejecutivo de Alberto Núñez Feijoo pide prudencia. “Quien quiera hacer predicciones es que no conoce el funcionamiento del virus”, dijo al ser preguntado por la Semana Santa.

Madrid

Actualmente no está perimetrada regionalmente, pero la presidenta Isabel Díaz Ayuso ha matizado que es “un poco precipitado” concretar cuál será su decisión. “Madrid está sufriendo parones [económicos] muy importantes. Espero que la Semana Santa nos ayude a recuperarnos en cierto modo”. Y ha recalcado: “Tenemos que ser sensibles a esta necesidad”. Por su parte, el alcalde de la capital ha sido más directo. Ha afirmado que “si se dan las garantías sanitarias, no haya cierre perimetral” de Madrid en la Semana Santa con el objetivo de reactivar el turismo.

Murcia

Por su parte, el popular murciano Fernando López Miras está en contra de aliviar las restricciones: “Estamos todavía en mitad de una pandemia, todavía no hay un porcentaje suficiente de la población inmunizada. Esta Semana Santa tendrá que ser diferente”, ha apuntado.

Navarra

La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, ha defendido, al ser preguntada por la Semana Santa, que “aún no se puede desescalar” y el proceso de transición se debe hacer “poco a poco” porque “no se puede elegir entre economía y salud, ya que son vasos comunicantes y no excluyentes”.

País Vasco

El Gobierno vasco no se plantea por ahora la reapertura de sus ‘fronteras’ en Semana Santa. El lehendakari, Iñigo Urkullu, afirmó hace unas semanas que se le antojaba «muy difícil» pensar en una «movilidad indiscriminada» para la semana de Pascua.

La Rioja

La Rioja tampoco es partidaria de aliviar restricciones. Según la presidenta Concha Andreu, la “obsesión ahora es bajar la presión hospitalaria». Por ello, la presidenta ha abogado por que no haya ninguna celebración en Semana Santa: «No podrá haber ninguna aglomeración, ahora no».