La expansión de las cepas de Suráfrica, Brasil e India se ralentiza en España

Sanidad constata una menor transmisión con respecto a semanas anteriores

Unos viajeros abandonan el aeropuerto de Madrid-Barajas
Unos viajeros abandonan el aeropuerto de Madrid-BarajasLa RazónLa Razón

La peligrosas nuevas variantes del virus SARS-CoV-2 apenas han ganado espacio en las últimas dos semanas en nuestro país. ¿Puede ser ésta la causa del descenso de la incidencia de casos de Covid-19 en España o detrás de ello se encuentran la baja movilidad de la población previa a fin del estado de alarma y, sobre todo, la generalización de la vacunación?

A día de hoy, la respuesta se desconoce a ciencia cierta, pero sí se sabe que el empuje de las cepas brasileña, surafricana e india parece haberse ralentizado después de unas semanas en las que la amenaza de expansión era más que latente. En la última actualización de la situación epidemiológica de las variantes de SARS-CoV-2 de mayor impacto e interés en salud pública en España, elaborada por la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, no se constata una gran variación con respecto a semanas anteriores en lo referente a algunas de estas variantes peligrosas que eluden la inmunidad otorgada por los contagios de Covid-19 o por la propia vacunación.

A las cepas brasileña y surafricana, muy pujantes en marzo y abril, les dedica un epígrafe en el que se certifica esa relativa estabilidad. En él se reseña que un numero cada vez mayor de laboratorios está empezando a usar PCR capaces de identificar muestras compatibles con variantes B.1.351 (surafricana) o P.1 (la brasileña), y puntualiza que en la mayoría de los casos no es posible diferenciar entre ambas. Sanidad subraya que no todas las muestras analizadas corresponden a casos seleccionados aleatoriamente.

«Por esta razón y por no disponer de datos de todas las comunidades autónomas, los resultados no pueden considerarse representativos a nivel nacional». En el caso de ambas, el porcentaje de contagios confirmados atribuibles a alguna de estas variantes sobre el total de los secuenciados oscila en la última semana entre el 0% de Murcia y el 13,7% de Canarias. El Ministerio consigna que la cepa surafricana presenta un probable aumento de la transmisibilidad y una reducción de la efectividad de algunas vacunas. Con respecto a la brasileña originada en la Región de Manaos apunta que un «probable aumento de la transmisibilidad y un escape a la respuesta inmune».

Sanidad se detiene además en otra cepa que está de actualidad por el impacto causado en India: la llamada B.1.617. Esta variante presenta mutaciones compatibles con posible escape a la inmunidad y con moderado aumento de la transmisibilidad. De ella, el informe subraya que «desde la última actualización se ha notificado un nuevo brote con siete casos del linaje B.1.617.2 en un barco». Anteriormente se habían notificado un brote con cinco casos que afecta a distintas comunidades autónomas, relacionado con un caso importado de la India, así como tres brotes en barcos con varios tripulantes afectados. El primero de ellos con ocho casos, y dos posteriores con seis y cuatro casos. Además, se han detectado otros tres casos posiblemente relacionados con uno de estos brotes. El Ministerio añade que se han detectado, algunos casos esporádicos en viajeros procedentes de India.

El informe constata por otro lado el predominio de la variante británica. El porcentaje de casos atribuibles a ella oscila entre el 71,5% de los secuenciados en Murcia al 99,5% de los secuenciados en Asturias. Se trata de la versión más extendido de un virus que también muestra otras versiones que han llegado a España.

En nuestro país hay, al menos, tres casos de la variante de Uganda; 14 de la de Nueva York; 48 de la originada en Nigeria; 26 de la californiana; 58 de la colombiana y 14 de otra originada en Brasil, pero en un lugar diferente: Río de Janeiro. Sanidad también ha detectado un caso de una variante británica que presenta la mutación E484 K, sin antecedente de viaje internacional.