Salud

Los adolescentes, en la diana del “long” covid

Cerca del 40% muestra síntomas entre siete y nueve meses después de recuperarse

Afecta a entre el 10 y el 20% de los que han pasado la infección
Afecta a entre el 10 y el 20% de los que han pasado la infecciónFernando AlvaradoEFE

El nuevo escenario frente al que nos pone la pandemia incluye en su foco a los jóvenes y adolescentes. No solo por estar en la franja edad a la que la vacunación no ha llegado, sino porque nuevas investigaciones muestran que son un perfil de riesgo para el desarrollo de síntomas residuales después de la infección por SARS-CoV-2.

La “long” covid, que se define como la presencia de un cuadro sintomático persistente posterior a la enfermedad que se extiende más allá de los seis meses, no fue reconocida por la OMS hasta septiembre de 2020. En un rango amplio, afecta a entre el 10 y el 20% de los que han pasado la infección, y se sabe que no está relacionada con la gravedad con la que se haya sufrido. Cansancio, dolores musculares y articulares, niebla mental, cefaleas y mialgias, problemas respiratorios, digestivos y psicológicos, alteraciones del sueño y falta de concentración son sus manifestaciones clínicas más frecuentes.

Una nueva investigación, CoviCare, llevada a cabo por los Hospitales Universitarios de Ginebra entre el 18 de marzo al 15 de mayo de 2020, ha estudiado la prevalencia y distribución de los síntomas meses después del diagnóstico en una cohorte de 669 pacientes ambulatorios con covid, en su mayoría leve a moderado. Los resultados muestran que 410 de ellos, el 39%, seguían lidiando con un cuadro sintomático entre siete y nueve meses después de haber padecido la infección. De ellos, el 20% presentaban fatiga, el 17%, pérdida de gusto y olfato, el 11%, disnea y el 10% cefaleas. “Estos hallazgos contribuyen al reconocimiento de los efectos a largo plazo en una enfermedad descrita, en su mayor parte, por los cuatro millones de muertes que ha provocado hasta la fecha y a promover la comunicación sobre las secuelas postagudas del SARS-CoV-2”, señalan los investigadores. Otro estudio realizado por investigadores en Bergen (Noruega) durante la primera oleada pandémica concluyó que más del cincuenta por ciento de los adultos jóvenes de hasta 30 años, aislados en casa, siguieron teniendo síntomas seis meses después de la enfermedad leve o moderada. En los pacientes con covid no hospitalizados, el 30% experimentó fatiga, que fue el síntoma más común. Los niños menores de 16 años presentaban menos síntomas a largo plazo que los adultos.