Salud

Familiares de afectados por TDAH denuncian a Educación por discriminación

La Ley exige a los menores con este trastorno acreditar un 33% de minusvalía para la concesión de ayudas al estudio

Familiares de afectados de TDAH de diversas asociaciones, protestan ante el Congreso de los Diputados (Madrid)
Familiares de afectados de TDAH de diversas asociaciones, protestan ante el Congreso de los Diputados (Madrid) FOTO: FEAADAH

La Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad (FEAADAH), junto con otras 36 asociaciones de toda España- y de la mano del despacho de abogados Lawyou- han interpuesto 37 recursos al Ministerio de Educación por excluir discriminatoriamente de las ayudas al estudio y subsidios para el alumnado con necesidad específica de apoyo educativo (NEAE) a 20.000 menores con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

El artículo 7 del Real Decreto 471/2021 concreta las ayudas a cuatro grupos específicos del alumnado con NEAE: aquellos con trastorno grave de conducta, con trastorno grave de comunicación, con autismo y con altas capacidades, y deja fuera a alumnos con TDAH, dislexia, discalculia (dificultad en el aprendizaje de las matemáticas) o disortografía (trastorno de la capacidad de escritura). Para que los menores con estos problemas puedan optar a las becas, deben acreditar un 33% de discapacidad, lo que para FEAADAH es una decisión absolutamente discriminatoria. “es una injusticia flagrante que deja en riesgo social, personal y educativo a los menores más desfavorecidos que, sin esta ayuda no podrán disponer de un refuerzo educativo. Desde el Ministerio se debe dar respuestas prioritarias a quienes, con un trastorno del neurodesarrollo acreditado científicamente, encuentran dificultades a su desarrollo humano y formativo”, señala la presidenta de la Federación, Maite Urkizu.

En España, la prevalencia del TDAH es de un 5% de la población infantil y adolescente. El mes de octubre es el elegido para trabajar en la sensibilización de la sociedad con las dificultades de este colectivo, y por ello se ha elegido esta semana para presentar los recursos y la denuncia al Ministerio de Educación en la Audiencia Nacional.

Urkizu destaca que “la sociedad tiene una deuda con el TDAH, un trastorno del neurodesarrollo que sufren 415.000 niños en este país, de los que 20.000 deberían poder aspirar a obtener las ayudas educativas y no pueden porque jamás les van a otorgar una discapacidad 33%, lo que no significa que no necesiten apoyo educativo”.

Las familias afectadas, a través de diferentes asociaciones y de FEAADAH, llevan más de cuatro años solicitando que se modifique el Real Decreto y que se añada específicamente un quinto apartado en el que se incluya a estos niños. “En todas las reuniones solo recibimos buenas palabras y nada más. Nuestra petición es clara: que el alumnado con TDAH y con necesidades específicas de apoyo educativo pueda acceder a estas ayudas sin tener que presentar ni discapacidad, ni trastorno de conducta, al igual que acceden otros colectivos dentro de los trastornos del neurodesarrollo”, recalca la presidenta.

La decisión unánime de denunciar en los tribunales si el Ministerio de Educación no tenía en cuenta las más de 11.000 enmiendas presentadas a la Ley Celaa por las familias, se produjo el pasado mes de julio. Fue después de una reunión que la Plataforma DiversiAE (que integra a las federaciones de ayuda a la dislexia, al TDAH, al trastorno específico del lenguaje, a la tartamudez y al síndrome de Asperger), mantuvo con el director general de Becas del Ministerio de Educación, en la que lo único que el colectivo obtuvo por parte de la administración fue “la voluntad y la excusa de que lo que están haciendo es incluir colectivo por colectivo en función de la disponibilidad presupuestaria».