El lugar más frío del universo está en la Tierra y se encuentra a menos de 2.000 kilómetros de España

Unos científicos han conseguido alcanzar temperaturas inimaginables a más de 200 grados bajo cero

Dos personas caminan junto a su perro durante una tormenta.
Dos personas caminan junto a su perro durante una tormenta.FACUNDO ARRIZABALAGAEFE

Tras el otoño, el invierno nos espera con sus bajas temperaturas. En España, con la llegada de la estación invernal, existen lugares donde los termómetros llegan a alcanzar los 30 grados bajo cero.

Aunque no somos uno de los países más fríos del planeta, algunas regiones son autenticas expertas en aguantar cuando el mercurio decide descender sin parar, algo que lleva a sus habitantes a prácticamente no sentir nada.

Así las cosas, nada se puede comparar con las temperaturas que existen más allá de nuestra visión, en el espacio exterior. Así las cosas, en la tierra, no se pueden alcanzar los registros que se registran en el resto del universo o eso se creía.

Alemania

Aunque esto era lo que se pensaba hasta hace bien poco. Unos investigadores de la Universidad de Bremen, en Alemania, lograron un hito impresionante en el mundo de la ciencia poniendo un termómetro a una temperatura de ciencia ficción.

Más de 38 billonésimas de grado por encima del cero es lo que unos científicos de la Universidad de Bremen han conseguido alcanzar dentro de uno de sus laboratorios.

Esta, supone la temperatura más baja alcanzada por un termómetro en la historia lo que ha supuesto una sorpresa mayúscula. Transformada a grados centígrados, el hito conseguido equivale a -237,15 ºC, algo inaudito.

En los equipos, además, se ha podido comprobar que a esa temperatura, los átomos detienen su actividad por completo, es decir, la congelación total. La vibración de estos, al ser una relación entre átomos y frío se paraliza totalmente al contrario de cuando la temperatura aumenta.

El resultado de la investigación ha sido publicado en la revista Physical Review Letters donde los investigadores han explicado todos los detalles del hallazgo y como llegaron a conseguir esa temperatura extrema.

Esto lo lograron tras tomar una nube de unos 100.000 átomos de rubidio que se encontraban en un campo magnético. Así, tras enfriarlos más de 2 mil millonésimas de grados dentro de una cámara de vacío lograron crear el condensado de Bose-Einstein.

Pero tras esto, los investigadores de la Universidad de Bremen aun querían más y llegaron a simular condiciones del espacio. Así, con la utilización de una torre de caída libre de unos 120 pies consiguieron el siguiente paso.

Soltando la cámara descrita anteriormente y tras encender y apagar el campo magnético, todo entro en un estado de microgravedad que consiguió una actividad molecular nula. En ese momento, la temperatura descendió a las billonesimas descritas anteriormente provocando batir todos los retos.

Ahora, tras este descubrimiento y lograr tener el lugar más frío del universo en sus manos, los investigadores tratarán de seguir trabajando con este método y así, poder ofrecer nuevos hallazgos a la comunidad científica.