Literatura

¿De dónde viene la expresión “no ver tres en un burro”?

Hay un bulo que circula por internet que da una explicación totalmente falsa sobre el origen de este dicho popular

Mujer con mala vista | Fotografía de archivo
Mujer con mala vista | Fotografía de archivo FOTO: dreamstime Dreamstime

Rastrear el origen de los refranes y los dichos populares no es una tarea sencilla. Para algunos es suficiente con hacer una simple búsqueda en internet y quedarse con la primera referencia que aparece, sin pensar sobre si su contenido es verídico o no... la receta perfecta para tragarse un bulo. Lo peor de todo es que esto no suele quedarse así, sino que es muy frecuente además, que quién ha encontrado una información falsa (que suele ser más espectacular que la real), la comparta con sus amigos y sus familiares. Y así se replica ad infinitum... como si de un virus se tratase. Infectando con la mentira a quién lo lea. Es lo que sucedió con la expresión “no ver tres en un burro”.

Alfred López, autor del blog “ya está el listo que todo lo sabe”, ha rastreado el posible origen de este dicho popular y ha desmentido un bulo que lleva ya muchos años circulando por internet. Y que postula que la expresión surgió en Andalucía a principios del siglo pasado, por la costumbre de los oftalmólogos de la época de utilizar imágenes en vez de letras para graduar la vista de los andaluces analfabetos. Según este bulo, una de las imágenes más utilizadas y que más llamaba la atención era la de tres chicos que iban a lomos de un burro. Por lo que no poder distinguir los detalles de esta fotografía, significaba tener muchas dioptrías y -nunca mejor dicho- “no ver tres en un burro”.

Según López, “esta explicación es totalmente falsa”. De hecho, ha conseguido rastrear el origen de este bulo. Que se publicó por primera vez el 19 de febrero del año 2014 en “Emitologías”. Una web que se dedica precisamente a esto, es decir, a dar una explicación mitológica al origen de las palabras y de las expresiones populares.

Los posibles orígenes

Como ya se ha dicho al comienzo del artículo, rastrar el origen de estos dichos populares no es una tarea sencilla. Y lo es mucho más si además hay que filtrar y sortear las informaciones falsas que solemos encontrar en la red. Pero -a pesar de todo- Alfred López ha conseguido, después de una exhaustiva investigación, encontrar algunas posibles explicaciones:

Según explica el bloguero, la expresión “no ver tres en un burro” podría derivarse de un pasaje bíblico. Concretamente, de aquel que describe cómo el rey Herodes ordena matar a todos los niños menores de 2 años; y cómo la Virgen María, San José y el recién nacido consiguen salir de Belén montados en un burro sin que los soldados se percaten de ello. Pero esta es una explicación a la que López no da mucho crédito, porque no hay fuentes, ni expertos que lo corroboren.

Otra posibilidad es que la locución sea -en realidad- una derivación de otras anteriores. Como “no ver un burro a tres pasos” o “no ver un burro a tres pies”. Unos dichos que debieron ser muy populares, porque se pueden encontrar igualmente en otras lenguas españolas, como “No veure un bou a quatre passes” (catalán) o como “Non ver un burro a catro pasos” (gallego).

También encontró una referencia a otra expresión similar en catalán. En la página 159 del segundo tomo del `Diccionario Catalán-Castellano-Latino´ (publicado en el año 1805) hay una entrada que corresponde a “No veu un bou á tres passas” (No ve un buey a tres pasos). Y que remite a la expresión castellana “No ve siete sobre un asno”. Que puede encontrarse en varias obras literarias anteriores. Como en el `Vocabulario de refranes y frases proverbiales´, que fue publicada en el año 1627 por el lexicógrafo Gonzalo Correas.

Eso sí, en aquella época la expresión no hacía referencia a quién padece una miopía y una falta de agudeza visual importante, sino que se refería -más bien- a quién era cerrado de mente y se negaba a reconocer lo que era obvio para el resto.