Un acuerdo histórico contra la contaminación del plástico

La ONU aprueba una resolución pionera para elaborar el primer tratado global sobre el uso de estos residuos

Una media de ocho millones de toneladas de plástico son vertidas cada año a los océanos
Una media de ocho millones de toneladas de plástico son vertidas cada año a los océanos FOTO: Ben Curtis AP

La V Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente (UNEA-5), principal organismo de toma de decisiones ambientales del mundo, aprobó ayer una resolución histórica para negociar el primer tratado global contra la contaminación plástica. Ministros de Medioambiente y otros representantes de 175 países adoptaron en Nairobi , durante el plenario de clausura de UNEA-5, un texto para la creación de un comité intergubernamental con el mandato de negociar un pacto internacional legalmente vinculante para 2024, que sirva para acabar con la polución por plástico terrestre y marina.

Un pacto histórico y muy significativo para luchar contra lo que muchos expertos han denominado «la gran pandemia» de los plásticos que suponen una creciente amenaza para el medioambiente y la salud.

Una media de ocho millones de toneladas de plástico son vertidas cada año a los océanos, esto equivale a vaciar un camión de basura lleno de plásticos cada minuto. Ante esta situación, desde hace años, se ha buscado un cambio de tendencia para paliar sus efectos. Sin embargo, no ha sido sencillo hallar el modo de realizarlo de una manera global. «Si no se toman medidas serias, en 2025 nuestros océanos tendrán una tonelada de plástico por cada tres de pescado, y en 2050 habrá más plásticos que peces», apuntan desde Ecodes, organización independiente sin fines de lucro que trabaja hacia un desarrollo sostenible

Esta histórica resolución, que se ha basado en tres propuestas presentadas por Perú, Ruanda, Japón y la India, aborda, por primera vez, el ciclo de vida completo del plástico, incluida su producción, diseño y eliminación.

Microplástico en el aire

El llamado Comité Intergubernamental de Negociación (INC), comenzará su trabajo en 2022, con la ambición de completar un borrador de acuerdo global legalmente vinculante para finales de 2024.

Dicho comité debe presentar un instrumento que refleje alternativas para abordar el ciclo de vida entero de los plásticos, el diseño de productos y los materiales reutilizables y reciclables. Además, el tratado tiene que hacerse eco de la necesidad de una mayor colaboración internacional para facilitar el acceso a la tecnología, el desarrollo de capacidades y la cooperación científica y técnica, según la resolución.

El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) emplazará a un foro a finales de 2022 abierto a todas las partes para compartir conocimientos y buenas prácticas en diferentes partes del mundo, e informará sobre los avances durante los próximos dos años.

Una vez finalizado el trabajo del INC, el PNUMA convocará una conferencia diplomática para adoptar su resultado y abrirlo a su firma por los países.

«Hasta hace poco no éramos conscientes del fenómeno de la movilidad de los plásticos. Es decir, todos sabíamos que llegan al mar, que hay islas repletas de este residuos en el Pacífico y en el Atlántico, pero en recientes estudios se ha demostrado que también existe movilidad de microplásticos en las corrientes de aire. Estos llegan de igual modo al mar y suponen una gran amenaza. Es un problema global y el acuerdo al que se ha llegado en la ONU es de vital importancia», explica a LA RAZÓN Víctor Viñuales, director ejecutivo de Ecodes. Para este experto no son suficientes los compromisos nacionales, sino que es algo que debe desarrollarse a nivel internacional en el que todos los países estén conectados.

«La contaminación del plástico es multiforme y atajarla exige resolver problemas de orden científico. Hay que hacer cambios multidimensionales y en diferentes líneas de actuación», añade.

«Este es el pacto multilateral ambiental más importante desde el Acuerdo de París. El día de hoy marca un triunfo del planeta tierra sobre los plásticos de un solo uso», aseguró Inger Andersen, la directora ejecutiva del PNUMA, tras la firma de este acuerdo que supone, sin duda, un punto de inflexión en la lucha contra el uso de plásticos.

139 millones de toneladas en el mar y los ríos

La OCDE calcula que existen 30 millones de toneladas de plástico en los mares y otros 109 millones de toneladas en los ríos, lo que significa que durante décadas seguirán vertiéndose a los océanos. Actualmente, el plástico, que puede tardar desde décadas hasta millones de años en descomponerse, representa el 85 por ciento de toda la basura marina, según el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Por eso, toda la vida marina se enfrenta al riesgo de intoxicación, trastornos del comportamiento, inanición y asfixia.