Horario de verano: ¿qué día se cambia la hora en 2022?

Como cada año, llegado el mes de marzo se produce el cambio de hora. Deberemos adelantar una hora nuestros relojes para adaptarla al horario veraniego, con lo que dormiremos una hora menos

Cambio al horario de verano en España
Cambio al horario de verano en España FOTO: La Razón (Custom Credit)

Ya quedan pocos días para que se produzca el primer cambio de hora de 2022 y empiece el horario de verano. Y como es habitual, esto ocurrirá el último domingo de marzo. Así, en la madrugada del domingo 27 cuando las agujas del reloj marquen las 2.00 horas, todos los españoles deberemos adelantar los relojes hasta las 3.00 horas.

Ese día, por tanto, tendrá oficialmente una hora menos, y como manda la tradición, también dormiremos menos. Pero, a partir de ese domingo, los días serán más largos, Al amanecer y anochecer una hora después, disfrutaremos de más tiempo de luz solar. Esto será hasta el último fin de semana de octubre cuando volvamos al horario de invierno.

Los cambios de hora se producen dos veces al año, una en marzo y otra en octubre. La Directiva Europea 2000/84/CE es la responsable de que se produzca esta variación, sin excepción, en todos los estados miembros de la Unión Europea. El cambio es obligatorio y siempre se produce en las mismas fechas y horas en el conjunto de la UE, de modo que no existe la posibilidad de que un Estado miembro no aplique este cambio de hora.

La Comisión Europea considera que esta normativa logra un ahorro energético al aprovechar las horas de luz natural. Además, cree que el cambio estacional tiene efectos positivos para sectores como el transporte y las comunicaciones, la seguridad vial, las condiciones de trabajo, así como en la salud, el turismo y el ocio.

En 2018, la UE se planteó eliminar el cambio de hora estacional y se inició un proceso que consideraba suprimir este cambio en 2019. No obstante, los Veintiocho consideraron entonces que la iniciativa era prematura y se aplazó la decisión. Esta propuesta venía avalada por una encuesta realizada a 4,6 millones de europeos, en la que un 84% de los cuales se manifestaron a favor de abolir el cambio horario. En España, un 93% de los ciudadanos consultados, se mostró a favor de mantener la hora de verano permanentemente.

Por otro lado, varios estudios han vinculado el cambio horario con efectos nocivos para la salud que se producen por la alteración de sueño como insomnio, somnolencia, irritabilidad o mareos. Los que más van a notan este cambio son los niños y las personas mayores porque tienen rutinas muy establecidas. No obstante, los expertos aseguran que en la mayoría de los casos se trata de trastornos que suelen pasar al cabo de 3 o 4 días, pero los mayores de 50 años pueden necesitar algo más de tiempo.

También se ha relacionado a un incremento de la siniestralidad vial. Una investigación realizada por científicos españoles, indica que la fatiga que provoca el cambio de hora puede provocar un aumento de la mortalidad en las carreteras de 1,5 vidas perdidas cada año.

Otra consecuencia de la alteración del sueño sería el incremento de entre un 4% y un 29% en el número de infartos agudos del miocardio. Según el European Review for Medical and Pharmacological Sciences los ataques cardiacos durante los primeros tres días de la semana después del cambio al horario de verano aumentan aproximadamente un 5%.