Los médicos advierten sobre tres alimentos “tóxicos” muy consumidos

Un estudio de la Universidad de Harvard revela los riesgos del consumo diario estos productos presentes en la mayoría de las despensas

Los tres alimentos que los médicos no aconsejan
Los tres alimentos que los médicos no aconsejan FOTO: DREAMSTIME

Algunos alimentos parecen inofensivos, e incluso podemos pensar que son saludables. Sin embargo, pueden convertirse en nuestros peores enemigos, sobre todo si los consumimos en abundancia. Científicos de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, han advertido del peligro de consumir a diario uno de los alimentos más socorridos y presentes en la mayoría de las despensas. Se trata del arroz blanco. Tal es así, que los investigadores indican que su ingesta diaria puede aumentar el riesgo de padecer diabetes de tipo 2 hasta en un 17 por ciento.

Los humanos tienen una larga historia de cultivo de arroz. Se empezó a cultivar hace aproximadamente 8000 a 9000 años por personas que vivían en la región del valle del río Yangtze en China. Ahora se cultiva en todo el mundo y sirve de alimento para más de la mitad de la población mundial, especialmente en países como China, India y Japón. En España, una persona consume al menos dos kilogramos de arroz blanco al año, cifra que no ha parado de aumentar en los últimos 10 años.

Existen en el mundo más de dos mil variedades de arroz, pero sólo se cultivan unas cuantas. El arroz blanco, es un alimento procesado que se obtiene a través de una serie de procesos mecanizados que incluyen el descascarillado y posterior blanqueo y pulido del grano, por lo que pierde muchos de sus nutrientes.

Aunque el índice glucémico (IG) del arroz blanco depende del grado de procesamiento, el tiempo de cocción y el contenido de amilosa, es más alto en promedio que el del arroz integral. En estudios observacionales a gran escala entre varias poblaciones, las dietas con un índice glucémico o una carga glucémica altos se asociaron con un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Los investigadores estudiaron a 352.384 participantes procedentes de China, Japón, Estados Unidos y Australia. Las poblaciones asiáticas (china y japonesa) tenían niveles de consumo de arroz blanco mucho más altos que las poblaciones occidentales. Los niveles de ingesta promedio eran de tres a cuatro porciones por día por una o dos porciones por semana.

Después de un periodo de seguimiento que osciló entre 4 y 22 años, encontraron un total de 13.284 casos de diabetes tipo 2. Los resultados arrojaron que los sujetos que ingerían mayores cantidades del cereal tenían un 17% más posibilidades de acabar desarrollando la enfermedad. Como alternativa al arroz blanco, los expertos recomiendan el consumo del arroz integral por su alto contenido en fibras, vitaminas y minerales, y porque además tiene un menor índice glucémico (IG).

La patata es otro de los alimentos señalados en el estudio. El almidón que contiene este tubérculo está también relacionado con el riesgo de sufrir diabetes tipo 2. Este componente se metaboliza rápidamente, lo que provoca un aumento del azúcar en sangre y que el páncreas trabaje más.

Otro de los alimentos que debemos evitar, según los profesionales de salud, es la pasta de harina refinada. Al igual que ocurre con el arroz blanco, se elimina el salvado y el germen del grano. Su elevado índice glucémico (entre el 60 y el 70 % de su constitución es almidón), la convierte en una fuente de calorías vacías y en una de las principales causas de que nuestro apetito aumente. Además, contiene amilopectina que se convierte en azúcar durante la digestión.