Las Gilmore cambian en cada estación

Netflix pone a disposición de sus usuarios desde hoy «Las chicas Gilmore», el regreso de la ficción con cuatro capítulos.

Lauren Graham (a la izquierda) y Alexis Bledel (a la derecha) son Lorelai y Rory en una imagen del primer episodio
Lauren Graham (a la izquierda) y Alexis Bledel (a la derecha) son Lorelai y Rory en una imagen del primer episodio

Netflix pone a disposición de sus usuarios desde hoy «Las chicas Gilmore», el regreso de la ficción con cuatro capítulos.

Una de las series más aclamadas de los últimos 20 años está de vuelta. Desde hoy, los usuarios de Netflix podrán disfrutar de nuevo de «Las chicas Gilmore», la serie que se mantuvo en EE UU durante siete años y que finalizó en mayo de 2007. Una comedia que narraba la entrañable relación de Lorelai Gilmore (Lauren Graham) como madre soltera de Rory (Alexis Bledel), y los millonarios padres de Lolerai, interpretados por Kelly Bishop y Edward Herrmann. Una ficción que exploró los temas de la familia, la amistad, el amor, la ambición y el dinero. Su regreso nos recuerda a nuestros años de juventud y con esa sensación que se tiene al acudir a la fiesta de antiguos alumnos del instituto, con ex novios incluidos.

Esta segunda parte de la ficción que se desarrollaba en el fictio pueblo de Stars Hollow, en Connecticut –uno de los estados más ricos y elitistas del país– vuelve con un aire cinematográfico con una tanda de cuatro capítulos de una duración de 90 minutos cada uno.

El título completo es «Las chicas Gilmore: las cuatro estaciones», por lo que el primero se desarrolla en invierno, el segundo en primavera, verano y otoño sucesivamente. «Han pasado seis meses desde la muerte del abuelo de Rory, Richard», explica a LA RAZÓN Bishop, quien interpreta a Emily, la madre de Lorelai, con quien reconoce que «sigue teniendo problemas». Cuando se dio a conocer que Netflix tenía la intención de resucitar esta ficción surgieron las dudas de cómo iban a abordar el fallecimiento hace dos años del actor que dio vida a Richard, Edward Herrmann. Finalmente, se optó por abordar igualmente la pérdida de este personaje, ante la cual «Emily no sabe qué hacer, pues llevaban casados 50 años, que es toda una vida», explica la actriz.

Nueve años han pasado desde que la serie se despidió de la pequeña pantalla, y ahora Rory aborda su futuro profesional como periodista, tras haber acabado los estudios en Yale que le costearon sus abuelos, cubriendo la campaña presidencial del partido demócrata, la agrupación de su abuela. Preguntada sobre a quién hubiese votado su personaje, Bledel sonríe y confiesa que «a Hillary Clinton. Se necesita a alguien como ella, con su fortaleza e inteligencia, y que además forme parte de la alta sociedad intelectual de Nueva York».

Con la serie vuelve también la relación sentimental de Lorelai y Luke y las idas y venidas de Rory con sus ex novios Logan, Jess y Dean. También regresa la cafetería regentada por Luke, donde él y Lorelai se dieron su primer beso.