Sara Carbonero, suplente

Tras el fracaso de «Quiero ser», el regreso de la presentadora a Mediaset, el grupo relega el formato a «Divinity», donde se emitirá de lunes a jueves

Madame de Rosa, Dulceida, Sara Carbonero y Cristo Báñez, en la presentación del formato
Madame de Rosa, Dulceida, Sara Carbonero y Cristo Báñez, en la presentación del formato

Tras el fracaso de «Quiero ser», el regreso de la presentadora a Mediaset, el grupo relega el formato a «Divinity», donde se emitirá de lunes a jueves

Lo vendieron como un «fashion talent» para buscar al joven «influencer» más prometedor. Dicho así les sonará hasta apetecible, pero, la realidad es que «Quiero ser», el regreso de Sara Carbonero a la pequeña pantalla, ha sido un fiasco. Los datos así lo reflejan. El formato tan sólo ha sido capaz de resistir tres programas en la cadena estrella de Mediaset, Telecinco. Sus bajas audiencias –del 9,9 por ciento de «share» en su estreno cayó hasta un 8,2 el jueves, y perder 334.000 espectadores– lo han relegado a «Divinity», con la excusa de que encaja más en el perfil del canal –destinado al público femenino–. Allí, se emitirá desde hoy a las 21 horas, de lunes a jueves.

Críticas en la red

Carbonero volvía a la cadena que la lanzó la fama después de un año de excedencia y las expectativas puestas en ella eran muy elevadas. Su relación con el ex guardameta del Real Madrid, y actualmente del Oporto, Iker Casillas, le ha proporcionado multitud de campañas publicitarias, además, la revista «Elle» le confió un blog y ha creado su propia firma, Slow Love. «Estoy muy cómoda en este nuevo reto porque el mundo de la moda es algo que conozco y me gusta», afirmó en la presentación del formato. Asimismo, le permitía compaginarlo con su faceta de madre, ya que sólo se rodaba un día a la semana. La ilusión que depositó en el proyecto ha tenido un recibimiento desigual en las redes, donde no han sido pocos los que han tachado a Carbonero de ser «demasiado inexpresiva». Objeto de crítica también ha sido la poca presencia de la presentadora en el programa.

El resto del equipo tampoco ayuda a que el programa salga a flote. Dulceida y Madame de Rosa, dos blogueras, y Cristo Báñez, un diseñador de moda flamenca, son los encargados de guiar a seis jóvenes en su camino al éxito. Cuesta entender situaciones como la pedida de mano de la primera o el afán del modisto en ser más protagonista que sus alumnos, concursantes que salieron de un casting de más de 3.000 personas. Un hecho que Cristina, una de las aspirantes, negó tras ser la primera expulsada: «Me llamaron para venir, no me presenté a nada. Me siento engañada». La polémica con esta concursante continuó fuera de la pantalla. Dulceida usó Twitter para arremeter contra la concursante. «Ya lo puedo decir: nunca había conocido a una persona tan mala como Cristina. Humildad y respeto, por Dios» fue el mensaje que lanzó a través de la red.

Mediaset no está teniendo suerte en esta temporada estival, quedando eclipsado por la ficción de Atresmedia. De ahí que hayan cancelado «Backstrom» –emitida los martes– para sustuirla por repeticiones de «La que se avecina», y que, «Sálvame Deluxe» amplíe su emisión también a los jueves. El grupo busca competir con el éxito de «Blindspot» y «Supergirl», ficciones que la semana pasada fueron líderes de audiencia.