La ley no se tocará sin contar con los informes preceptivos

La Razón
La RazónLa Razón

No ha transcurrido ni un mes desde la presentación del proyecto de Ley del Aborto en el Consejo de Ministros y el revuelo mediático y político no ha dejado de crecer. Mientras desde el PSOE y el resto de grupos de la izquierda mantienen su férrea oposición a la propuesta del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, dentro del seno del Partido Popular se trabaja contra reloj para decidir si incluyen o no algunas modificaciones, aunque como ha podido saber LA RAZÓN, el ex alcalde de Madrid no tomará ninguna decisión, a pesar de las presiones, sin contar con las conclusiones de las decenas de informes que ha solicitado a diferentes organismos, como los que se determinan de carácter preceptivo al Consejo General del Poder Judicial, a la Junta de fiscales, al Consejo de Estado o al Comité Nacional de Bioética, pero además, a todas aquellas comunidades científicas que hayan solicitado estudiar el proyecto, también se les ha hecho llegar, sin olvidar, como es habitual, a las comunidades autónomas. «Gallardón no va a decidir nada hasta que los informes lleguen al Ministerio de Justicia, que esperamos que sea dentro de un mes», afirman fuentes cercanas al equipo que está trabajando en la elaboración de la norma. Aunque quieren que el proceso de consulta se realice con cierta celeridad, lo cierto es que a muchos de los organismos a los que tenía que haber llegado el requerimiento por parte del Ministerio no lo ha llegado y, por tanto, están trabajando sin conocer los límites de tiempo que tienen para redactar sus informes.

Algunos de los defensores de la norma que Gallardón no entienden los posibles cambios que se barajan con respecto al supuesto de malformación porque es una de las bases del recurso de inconstitucionalidad que el PP interpuso en 2010 contra la «Ley Aído».